Hizb 5

Hizb 5
Traducción

Continúa la sura 2.- Sura de la vaca………….

(253)
Así son los mensajeros. Hemos favorecido a unos sobre otros: Hubo algunos a los que Allah les habló y a otros los elevó en grados.
A Isa, hijo de Maryam, le dimos pruebas evidentes y lo reforzamos con el Espíritu Puro*. Y si Allah hubiera querido, sus seguidores no habrían luchado entre sí, después de tener las pruebas evidentes; sin embargo entraron en discordia.
Una parte de ellos cree y otra parte no; si Allah quisiera no lucharían entre sí, pero Allah hace lo quiere.
* [El ángel Yibril, según los comentaristas.]

(254)
¡Creyentes! Gastad de lo que os damos antes de que llegue un día en el que no haya comercio ni amistad y nadie pueda interceder por nadie.
Los injustos son los que se niegan a creer.

(255)
Allah, no hay dios sino Él, el Viviente, el Sustentador*.
Ni la somnolencia ni el sueño Le afectan.
Suyo es cuanto hay en los cielos y cuanto hay en la tierra.
¿Quién puede interceder por alguien ante Él, si no es con Su permiso? Sabe lo que hay ante ellos y lo que hay tras ellos*, y no abarcan nada de Su conocimiento a menos que Él quiera.
El escabel de Su trono abarca los cielos y la tierra y no Le causa fatiga mantenerlos.
Él es el Elevado, el Inmenso.
*[Que se mantiene a Sí mismo y a Su creación.]
*[Es decir, lo que ha de venir y todo lo que desconocen.]

(256)
No hay coacción en la práctica de Adoración*, pues ha quedado claro cual es la buena dirección y cual el extravío.
Quien niegue a los ídolos* y crea en Allah, se habrá aferrado a lo más seguro que uno puede asirse, aquello en lo que no cabe ninguna fisura. Y Allah es Oyente y Conocedor.
* [Hay, entre los comentaristas del Corán, quien considera que esta aleya niega el uso de la fuerza contra la incredulidad, pero en el caso de entenderse así, el juicio legal de la aleya habría sido abrogado por la orden definitiva de combatir la incredulidad, aleya 5 de la Sura 9.
No obstante la opinión es débil ya que las aleyas que hablan de no combatir son mequíes y ésta es medinense, cuando la orden de combatir ya había sido establecida.
En consecuencia, la aleya se refiere más bien a que no hay nada en el Islam que coaccione debido a su claridad y evidencia.]
*[En árabe «tagut», palabra en cuya raíz está la idea de traspasar los límites y que significa demonio, adivino, dirigente del mal, ídolo… Implica todo aquello que se adora fuera de Allah y se complace de ello.]

(257)
Allah es Amigo de los que creen; los saca de las tinieblas a la luz. Pero los incrédulos tienen como amigos a los taguts que los sacan de la luz a las tinieblas; ésos son los compañeros del Fuego donde serán inmortales.

(258)
¿No has visto a aquel* que, porque Allah le había dado soberanía, desafió a lbrahim discutiéndole a su Señor?
Dijo Ibrahim: Mi Señor da la vida y da la muerte.
Dijo él: Yo doy la vida y doy la muerte.
Dijo Ibrahim: Allah trae el sol desde el oriente, tráelo tú desde occidente.
Y quedó confundido el que se negaba a creer.
Allah no guía a los que son injustos.
* [El personaje aludido es Nemrod b. Kanan, uno de los soberanos de más poder en la historia. Tenía pretensiones de divinidad y tras afirmar que daba la vida y la muerte mandó traer a dos hombres; mató a uno y dejó vivo al otro, y entonces dijo: «He dado la muerte a uno y la vida a otro».]

(259)
O como aquel que pasó por una ciudad en ruinas y dijo: ¿Cómo le devolvería Allah la vida después de muerta?
Entonces Allah lo hizo morir y pasados cien años lo devolvió a la vida. Dijo: ¿Cuánto has estado así? Contestó: Un día o parte de un día. Dijo: No. Has estado cien años; pero mira cómo tu comida y tu bebida no se han estropeado y mira tu asno*.
Todo ha sido para hacer de ti un signo que la gente pudiera ver. Mira cómo componemos de nuevo los huesos y los revestimos de carne.
Y cuando lo vio con claridad, dijo: Es verdad que Allah es Poderoso sobre todas las cosas.
*[Del que por el contrario sólo quedan los huesos.]

(260)
Y cuando lbrahim dijo: ¡Señor mío! Déjame ver cómo resucitas lo que está muerto.
Dijo: ¿Acaso no crees?
Dijo: Por supuesto que sí, pero es para que mi corazón se tranquilice.
Dijo: Toma, entonces, cuatro pájaros distintos, córtalos en pedazos y, a continuación, pon un pedazo en cada monte y luego llámalos. Vendrán a ti en el acto.
Y sabe que Allah es Poderoso y Sabio.

(261)
Los que gastan sus bienes en el camino de Allah se parecen a un grano que produce siete espigas y cada una de las espigas lleva cien granos. Así multiplica Allah a quien Él quiere; Allah es Espléndido y Conocedor.

(262)
Los que gastan sus bienes en el camino de Allah y luego no lo echan en cara ni lo acompañan de ningún agravio, tendrán su recompensa junto a su Señor y no tendrán que temer ni se entristecerán.

(263)
Una palabra conveniente y perdón, es mejor que una limosna acompañada de agravio.
Allah es Rico e Indulgente.

(264)
¡Creyentes! No hagáis que vuestras limosnas pierdan su valor porque las echéis en cara o causéis un perjuicio por ellas; como aquél que da de su riqueza por aparentar ante la gente, pero no cree en Allah ni en el Último Día.
Es como una roca sobre la que hay tierra y le cae un aguacero dejándola desnuda. No pueden beneficiarse de nada de lo que obtuvieron.
Y Allah no guía a la gente incrédula.

(265)
Los que gastan sus bienes buscando la satisfacción de Allah y siendo una confirmación procedente de sí mismos, se parecen a un jardín frondoso y elevado sobre el que cae un aguacero y da sus frutos multiplicándose por dos; y si no le cae el aguacero tiene el rocío.
Allah ve lo que hacéis.

(266)
¿Acaso le gustaría a uno de vosotros tener un jardín de palmeras y vides por el que corrieran ríos y en el que hubiera toda clase de frutos y que siendo ya viejo y con una descendencia aún débil, viniera un torbellino de fuego y le quemara el jardín?
Así os aclara Allah los signos; ojalá reflexionéis.

(267)
¡Vosotros que creéis! Dad de las cosas buenas que habéis obtenido y de lo que hemos hecho salir para vosotros de la tierra y no escojáis intencionadamente lo que, de ello, sea despreciable para darlo, cuando vosotros mismos no lo aceptaríais a no ser con los ojos cerrados.
Y sabed que Allah es Rico, en Sí mismo alabado.

(268)
El Shaytán os infunde temor con la miseria y os manda la avaricia, pero Allah os promete perdón de Su parte y favor.
Y Allah es Espléndido, Conocedor.

(269)
Da la Sabiduría a quien quiere, y a quien se le da la Sabiduría se le ha dado mucho bien. Pero no recapacitan sino los que saben reconocer lo esencial.
(270)
Cualquier beneficio que hagáis o cualquier promesa que os impongáis, Allah lo conoce.
No habrá quien auxilie a los injustos.

(271)
Si dais limosnas públicamente es bueno, pero si las ocultáis y se las dais a los necesitados, será mejor para vosotros; y os cubriremos parte de vuestras malas acciones.
Allah está perfectamente informado de lo que hacéis.

(272)
No te incumbe a ti guiarlos, sino que Allah guía a quien quiere. El bien que déis es para vosotros mismos. Y no lo hacéis sino buscando la faz de Allah.
Lo bueno que gastéis os será devuelto aumentado y no se os hará injusticia.

(273)
(Y que sea) para los necesitados que se encuentran impedidos en el camino de Allah sin poder desplazarse por la tierra.
El ignorante los toma por ricos a causa de su continencia.
Los conocerás por sus señas, ellos no piden a la gente importunándoles.
El bien que gastéis… Allah lo conoce.

(274)
Aquellos que dan de sus bienes día y noche, en secreto y en público, tendrán su recompensa junto a su Señor y no tendrán que temer ni se entristecerán.

(275)
Los que comen usura no se levantarán* sino como se levanta en un ataque de locura el que ha sido tocado por el Shaytán.
Eso es porque dicen: La usura es como el comercio.
Sin embargo Allah ha hecho lícito el comercio y ha prohibido la usura.
Así pues, al que le llegue el aviso de su Señor y desista, podrá quedarse con lo que esté ya consumado y su caso se remitirá a Allah. Pero quien reincida… Esos son los compañeros del Fuego donde serán inmortales.
* [De sus tumbas, el Día del Levantamiento.]

(276)
Allah hace inútil la usura pero da incremento* a lo que se da con generosidad; Allah no ama a ningún renegado, ni a ningún malvado.
* [La palabra que se traduce por usura significa literalmente incremento, y la expresión «da incremento» es la misma raíz pero en forma verbal. Es como si dijera: «Allah hace inútil el incremento que es usura y hace que el auténtico incremento esté en lo que se da generosamente».]

(277)
Quienes creen, practican las acciones de bien, establecen el salat y entregan el zakat, tendrán la recompensa que les corresponda junto a su Señor y no tendrán que temer ni se entristecerán.

(278)
¡Vosotros los que creéis! Temed a Allah y renunciad a cualquier beneficio de usura que os quede, si sois creyentes.

(279)
Y si no lo hacéis, sabed que Allah y Su Mensajero os han declarado la guerra.
Pero si os volvéis atrás, conservaréis vuestro capital. Y no seréis injustos ni sufriréis injusticia.

(280)
Y si está en dificultad*, concededle un plazo de espera hasta un momento de desahogo, aunque es mejor para vosotros que renuncieis generosamente.
* [Alguien que os debe algo.]

(281)
Y temed el día en el que regreséis a Allah.
Entonces cada uno recibirá lo que se haya ganado y nadie será objeto de injusticia.

(282)
¡Vosotros que creéis! Cuando tratéis entre vosotros un préstamo con plazo de devolución, ponedlo por escrito; y que esto lo haga, con equidad, uno de vosotros que sepa escribir.
Que nadie que sepa, se niegue a hacerlo, escribiendo como Allah le enseñó.
Y que le dicte el que contrae la deuda y lo haga con temor de Allah, su Señor, sin omitir nada de ello. Y si el que contrae la deuda fuera deficiente o débil, o no pudiera dictar, que dicte entonces su tutor con equidad.
Y buscad como testigos a dos hombres, pero si no los hubiera, entonces un hombre y dos mujeres cuyo testimonio os satisfaga, de manera que si una de ellas olvida, la otra se lo haga recordar.
Que los testigos que sean solicitados no se nieguen a serlo y no os disguste escribirlo, sea poco o mucho, hasta el final.
Esto es más justo ante Allah, más seguro como testimonio y más conveniente para que no tengáis duda.
Queda fuera de esto cualquier transacción que hagáis en el acto, pues en ese caso, no hay objeción si no lo ponéis por escrito.
Procuraos testigos en vuestras transacciones y que no se presione a ningún escribano ni a ningún testigo, pues si lo hicierais, sería una desviación por vuestra parte.
Y temed a Allah, y Allah os enseñará. Allah es Conocedor de cada cosa.

(283)
Si estáis de viaje y no encontráis quien escriba, quedaos entonces con una garantía. Y si a alguien le es confiado un depósito, que lo devuelva y que tema a Allah, su Señor.
No ocultéis los testimonios.
Quien los oculte…
Es cierto que su corazón es malvado.
Allah sabe lo que hacéis.

(284)
De Allah es cuanto hay en los cielos y en la tierra; tanto si manifestáis lo que hay en vosotros mismos como si lo ocultáis, Allah os pedirá cuentas de ello. Y perdonará a quien quiera y castigará a quien quiera.
Allah es Poderoso sobre todas las cosas.

(285)
El Mensajero cree en lo que se le ha hecho descender procedente de su Señor y los creyentes (con él).
Todos creen en Allah, en Sus ángeles, en Sus libros y en Sus mensajeros: «No aceptamos a unos mensajeros y negamos a otros».
Y dicen: Oímos y obedecemos, (danos) Tu perdón Señor nuestro, y hacia Ti es el retorno.

(286)
Allah no impone a nadie sino en la medida de su capacidad; tendrá a su favor lo que haya obtenido y en su contra lo que se haya buscado.
¡Señor nuestro! No nos tomes en cuenta si olvidamos o erramos.
¡Señor nuestro! No pongas sobre nosotros un peso similar al que pusiste sobre los que nos precedieron.
¡Señor nuestro! No nos hagas llevar lo que no podamos soportar.
Bórranos las faltas, perdónanos y ten compasión de nosotros.
Tú eres nuestro Dueño, auxílianos contra la gente incrédula.

Divisor de pagina

3. SURA DE LA FAMILIA DE IMRAN
En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo.

(1)
Alif, Lam, Mim.

(2)
Allah, no hay dios sino Él, el Viviente, el Sustentador.

(3)
Ha hecho que descienda sobre ti el Libro con la Verdad confirmando lo que ya había, al igual que hizo descender la Torá y el Inyil*
* [El Inyil es el libro que fue revelado a Isa (Jesús), sobre él la paz. No tuvo expresión escrita, sino que descendió a su corazón y se expresó en sus dichos y hechos. No se corresponde exactamente con lo que se conoce como los Evangelios y por eso se ha mantenido la voz «Inyil».]

(4)
Anteriormente como guía para los hombres. Y ha hecho descender el Discernimiento.
Es cierto que los que niegan los signos de Allah tendrán un fuerte castigo.
Allah es Irresistible, Dueño de venganza.

(5)
No hay nada, ni en la tierra ni en el cielo, que se esconda a Allah.

(6)
Él es Quien os forma en las matrices como quiere.
No hay dios sino Él, el Poderoso, el Sabio.

(7)
Él es Quien ha hecho descender sobre ti el Libro, en el que hay signos (aleyas) precisos que son la madre del Libro y otros ambiguos.
Los que tienen una desviación en el corazón siguen lo ambiguo, con ánimo de discordia y con pretensión de interpretarlo, pero su interpretación sólo Allah la conoce.
Y los arraigados en el conocimiento dicen: Creemos, en él, todo procede de nuestro Señor.
Pero sólo recapacitan los que saben reconocer lo esencial.

(8)
¡Señor nuestro! No desvíes nuestros corazones después de habernos guiado y concédenos misericordia procedente de Ti, ciertamente Tú eres el Dador Generoso.

(9)
¡Señor nuestro! Es verdad que vas a reunir a los hombres en un día sobre el que no hay duda.
Allah no falta a la promesa.

(10)
Es cierto que a los que se niegan a creer, de nada les servirán sus riquezas y sus hijos ante Allah; son combustible del Fuego.

(11)
Tal y como ocurrió con la familia de Firaún y con quienes les precedieron: Negaron la verdad de Nuestros signos y Allah los agarró a causa de sus transgresiones. Allah es Fuerte castigando.

(12)
Di a quienes se niegan a creer: Seréis vencidos y reunidos (para ser llevados) a Yahannam. ¡Qué mal lecho!

(13)
Hubo un signo para vosotros en los dos ejércitos que se enfrentaron. Unos combatían en el camino de Allah y a ojos de los otros, que eran incrédulos, les parecieron el doble que ellos.
Allah ayuda con Su auxilio a quien quiere. Y ciertamente esto encierra una enseñanza para los que pueden ver.

(14)
A los hombres se les ha embellecido el amor por todo lo deseable: las mujeres, los hijos, la acumulación de caudales de oro y plata, los caballos de raza, los animales de rebaño y las tierras de labor.
Ese es el disfrute de la vida de este mundo, pero Allah tiene junto a Sí el lugar de retorno más hermoso.

error

Comparte nuestros contenidos !

Siguenos
WhatsApp
error: Content is protected !!
Abrir chat
Assalamu Alaykum
Comunidad Islamica en Mexico
Hola. Gracias por visitar nuestro sitio. En qué podemos ayudarte?