Hizb 7

Hizb 7
Traducción

Continúa el sura 3.- La Familia de Imran……………….

(93)
Antes de que se hiciera descender la Torá, todos los alimentos eran lícitos para los hijos de Israel salvo los que el propio Israel* se prohibió a sí mismo.
Di: ¡Si es verdad lo que decís, traed la Torá y recitadla!
* [Israel es otro nombre del profeta Yaqub o Jacob.]

(94)
El que invente la mentira contra Allah después de eso… Esos son los injustos.

(95)
Di: Allah ha dicho la verdad, seguid pues la religión de Ibrahim, que era hanif y no de los que asocian.

(96)
Es cierto que la primera casa* que fue erigida para los hombres fue la de Bakka*, bendita y guía para todos los mundos.
* [de adoración.]
* [Es una variante de Makka, Meca.]

(97)
En ella hay signos claros: La estación de Ibrahim; quien entre en ella, estará a salvo.
Los hombres tienen la obligación con Allah de peregrinar a la Casa, si encuentran medio de hacerlo. Y quien se niegue… Ciertamente Allah es Rico con respecto a todas las criaturas.

(98)
Di: ¡Gente del Libro! ¿Por qué negáis los signos de Allah cuando Allah es Testigo de lo que hacéis?

(99)
Di: ¡Gente del Libro! ¿Por qué desviáis de la senda de Allah a quien cree y deseáis que sea tortuosa cuando vosotros mismos sois testigos (de su verdad)?
Allah no está descuidado de lo que hacéis.

(100)
¡Vosotros que creéis! Si obedecéis a algunos de los que recibieron el Libro, conseguirán haceros caer en la incredulidad después de que habéis creído.

(101)
¿Y cómo es que os negáis a creer, cuando se os recitan los signos de Allah y tenéis entre vosotros a Su Mensajero?
Quien se aferre a Allah, será guiado a un camino recto.

(102)
¡Vosotros que creéis! Temed a Allah como debe ser temido y no muráis sin estar sometidos*.
* [Es decir, no muráis sin ser musulmanes.]

(103)
Y aferráos todos juntos a la cuerda de Allah y no os separéis; y recordad el favor que Allah ha tenido con vosotros cuando, habiendo sido enemigos, ha unido vuestros corazones y por Su gracia os habéis convertido en hermanos.
Estabais al borde de caer en el Fuego y os salvó de ello.
Así os aclara Allah Sus signos. Ojalá os guiéis.

(104)
Para que de vosotros surja una comunidad que llame al bien, ordene lo reconocido e impida lo reprobable. Esos son los que cosecharán el éxito.

(105)
Y no seáis como aquéllos* que se dividieron y cayeron en discordia, cuando ya les habían llegado las pruebas claras. Esos tendrán un inmenso castigo.
*[Los judíos y los cristianos.]

(106)
El día en que unos rostros se vuelvan blancos y otros negros. Aquéllos cuyos rostros se ennegrezcan…
¡Renegasteis después de haber creído, gustad pues el castigo porque no creísteis!

(107)
Aquéllos cuyos rostros se vuelvan blancos, estarán en la Misericordia de Allah, en ella serán inmortales.

(108)
Esos son los signos de Allah que te recitamos con la verdad y Allah no quiere la injusticia para las criaturas.

(109)
A Allah pertenece cuanto hay en los cielos y en la tierra y a Allah se remiten los asuntos.

(110)
Sois la mejor comunidad que ha surgido en bien de los hombres. Ordenáis lo reconocido, impedís lo reprobable y creéis en Allah.
Y a la gente del Libro más les valdría creer.
Los hay creyentes, pero la mayoría se han salido del camino.

(111)
No os harán ningún daño aparte de alguna molestia, y si combaten contra vosotros, volverán la espalda ante vuestra presencia. Y luego no se les prestará auxilio.

(112)
Donde quiera que se encuentren tendrán que soportar la humillación, a menos que hayan hecho algún pacto con Allah o con los hombres.
Se ganaron la ira de Allah y se les impuso el yugo de la mezquindad. Porque negaron los signos de Allah y mataron a los profetas sin razón; y porque desobedecieron y fueron transgresores.

(113)
No todos los de la gente del Libro son iguales, los hay que forman una comunidad recta: recitan los signos de Allah durante la noche y se postran.

(114)
Creen en Allah y en el Último Día, ordenan lo reconocido e impiden lo reprobable y compiten en las acciones de bien.
Esos son de los justos.

(115)
Y el bien que hagáis… No se os negará. Allah conoce a los que Le temen.

(116)
Y realmente a los que se niegan a creer, de nada les servirán frente a Allah ni sus obras ni sus hijos. Ellos son los compañeros del Fuego, en el que serán inmortales.


(117)
Lo que gastan en la vida del mundo es como un viento helado que azota los campos de un pueblo injusto consigo mismo y los arrasa.
Pero no es Allah quien es injusto con ellos, sino que son ellos los injustos consigo mismos.

(118)
¡Vosotros que creéis! No toméis por amigos de confianza a quienes no sean de los vuestros, porque no cejarán en el empeño de corromperos; desean vuestro mal. La ira asoma por sus bocas, pero lo que ocultan sus pechos es aún peor.
Y si razonáis, ya se os han aclarado los signos…

(119)
¿Pero cómo es que vosotros, que creéis en todos los libros revelados, los amáis mientras que ellos no os aman?
Cuando se encuentran con vosotros dicen: Creemos.
Pero cuando están a solas se muerden los dedos de rabia contra vosotros. Di: ¡Morid con vuestra rabia!
Realmente Allah conoce lo que hay en los pechos.

(120)
Si os llega un bien, les duele, y si os sobreviene un mal, se alegran por ello; pero si tenéis paciencia y sois temerosos, su intriga no os dañará en absoluto; es cierto que Allah rodea lo que hacen.

(121)
Y cuando, a primera hora de la mañana, te ausentaste de tu familia para asignar a los creyentes sus puestos de combate… Y Allah es Oyente, Conocedor.

(122)
Cuando dos grupos de los vuestros temieron flaquear y Allah era Su protector. Que en Allah se confíen los creyentes.

(123)
Es cierto que Allah os ayudó en Badr, aunque estabais en inferioridad de condiciones. Así pues, temed a Allah y podréis ser agradecidos.

(124)
Cuando dijiste a los creyentes: ¿No os basta con que vuestro señor os haya fortalecido haciendo descender tres mil ángeles?

(125)
Y si tenéis paciencia y tenéis temor (de Allah) y vienen a vosotros de improviso, Allah os fortalecerá con cinco mil ángeles designados.

(126)
Y no lo hizo Allah sino para que fuera una buena nueva para vosotros y para tranquilizar vuestros corazones.
El auxilio sólo viene de Allah, el Irresistible, el Sabio.

(127)
Y también para destruir a los que se habían negado a creer, o subyugarlos, y que quedaran defraudados.

(128)
No es asunto tuyo si Él se vuelve sobre ellos con Su perdón o si los castiga, pues ciertamente ellos son injustos.

(129)
Y a Allah pertenece cuanto hay en los cielos y cuanto hay en la tierra. Perdona a quien quiere y castiga a quien quiere.
Allah es Perdonador y Compasivo.

(130)
¡Vosotros que creéis¡ No os alimentéis de la usura, que se multiplica sin fin, y temed a Allah para que podáis tener éxito.

(131)
Guardaos del Fuego que ha sido preparado para los incrédulos.

(132)
Y obedeced a Allah y al Mensajero para que se os dé misericordia.

(133)
Acudid prestos hacia un perdón de vuestro Señor y a un Jardín preparado para los temerosos, cuyo ancho son los cielos y la tierra.

(134)
Esos que dan en los momentos de desahogo y en los de estrechez, refrenan la ira y perdonan a los hombres. Allah ama a los que hacen el bien.

(135)
Aquéllos que cuando cometen una indecencia o son injustos consigo mismos, recuerdan a Allah y piden perdón por sus faltas – porque ¿quién perdona las faltas sino Allah? – y no reinciden en lo que hicieron después de saberlo.

(136)
Esos tienen como recompensa un perdón de su Señor y jardines por los que corren los ríos. En ellos serán inmortales.
¡Qué excelente recompensa para los que actúan!

(137)
Antes que vosotros ya se siguió otras veces un mismo modo de actuar*; así pues, recorred la tierra y mirad cómo acabaron los que negaron la verdad.
*[De Allah con los pueblos que no quisieron creer.]

(138)
Esto es una aclaración para los hombres y una guía y una advertencia para los que temen (a Allah).

(139)
No desfallezcáis ni os apenéis, porque, si sois creyentes, seréis superiores.

(140)
Si sufrís una herida, ellos también sufrieron una herida similar. Así es como alternamos los días entre los hombres para que Allah sepa quienes son los que creen y tome a algunos de entre vosotros para morir dando testimonio.*
Allah no ama a los injustos.
*[Esta aleya se refiere en particular a la victoria de Badr y a la posterior derrota de Uhud.]

(141)
Y para que Allah limpie las malas acciones de los que creen y aniquile a los que se niegan a creer.

(142)
¿O contáis acaso con entrar en el Jardín sin que Allah sepa quiénes de vosotros han luchado y quiénes son los pacientes?

(143)
Habíais deseado la muerte antes de tenerla enfrente, pero al verla os quedasteis mirando.*
*[Se refiere a un grupo de musulmanes que al no haber participado en la victoria de Badr, sintieron deseos de luchar para morir mártires, pero en la batalla de Uhud, al ver cómo morían sus compañeros y tras difundirse la falsa noticia de la muerte del Profeta, que Allah le dé Su gracia y paz, y ser incitados por los hipócritas a renegar de su creencia, se quedaron paralizados.]

(144)
Pero Muhammad es sólo un mensajero antes del cual ya hubo otros mensajeros. Si muriese o lo mataran, ¿daríais la espalda? Quien da la espalda, no perjudicará a Allah en absoluto.
Y Allah recompensará a los agradecidos.

(145)
Nadie muere si no es con permiso de Allah, en un plazo escrito de antemano. Quien quiera la recompensa que ofrece esta vida se la daremos en parte, y quien quiera la recompensa de la Última se la daremos.
Y recompensaremos a los agradecidos.

(146)
¡Cuántos profetas ha habido a cuyo lado murieron multitud de seguidores y no se desanimaron por lo que les afligía en el camino de Allah ni flaquearon ni buscaron descanso!
Allah ama a los pacientes.

(147)
Tan sólo dijeron: ¡Señor nuestro, perdónanos las faltas y que hayamos ido más allá de los límites en aquello que es de nuestra incumbencia; afirma nuestros pasos y auxílianos contra el pueblo incrédulo!

(148)
Y Allah les dio la recompensa de esta vida y la hermosa recompensa de la Última. Allah ama a los que hacen el bien.
(149)
¡Vosotros que creéis! Si obedecéis a los que no creen harán que os volváis sobre vuestros pasos y os perderéis.

(150)
Pero Allah es vuestro Señor, y Él es el mejor de los que auxilian.

(151)
Arrojaremos el terror en los corazones de los que no creen por haber equiparado a Allah con aquello sobre lo que no se ha hecho descender ningún poder. Y su refugio será el Fuego.
¡Qué mala morada la de los injustos!

(152)
Ciertamente Allah fue sincero con vosotros en Su promesa cuando, con Su permiso, los estabais venciendo. Sin embargo, cuando Allah os hizo ver lo que amabais, entonces flaqueasteis, discutisteis las órdenes y desobedecisteis, pues entre vosotros hay quien quiere esta vida y hay quien quiere la Última.
Y luego* os apartó de ellos para probaros y os perdonó.
Allah posee favor para los creyentes*.
* [Cuando ya habíais sido derrotados.]
* [En la batalla de Uhud, el Profeta, que Allah le dé Su gracia y paz, había prometido la victoria a los creyentes, y así ocurría al principio. Había ordenado a un grupo de arqueros situarse en un monte para cubrir a los demás y les había prohibido abandonar la posición, pero ante la victoria inminente, la mayor parte de ellos bajó en busca del botín, de manera que los pocos que permanecieron en su posición fueron sorprendidos y a partir de este momento los musulmanes fueron derrotados.]

(153)
Cuando, sin hacer caso de nadie, os alejabais huyendo y el Mensajero os llamaba desde atrás. Así os pagó la aflicción que habíais causado con otra aflicción*. Para que no os entristeciérais por lo que habíais perdido ni por lo que había sucedido. Allah conoce perfectamente lo que hacéis.
*[Es decir, Allah os pagó con la aflicción de la derrota, la aflicción causada por haber desobedecido al Mensajero.]

(154)
Luego, tras la aflicción, hizo que descendiera seguridad sobre vosotros: Un sueño que envolvió a una parte de vosotros mientras los demás se preocupaban por sí mismos pensando de Allah, sin razón, como en los tiempos de la ignorancia.
Decían: ¿Acaso hemos tenido algo que ver en la decisión*?
Di: En verdad, la decisión pertenece enteramente a Allah. Escondían en sus almas lo que no te mostraban.
Decían: Si hubiéramos tenido parte en la decisión, no habría muerto ninguno de nosotros.
Di: Aunque hubierais estado en vuestras casas, la muerte habría sorprendido en sus lechos a aquéllos para los que estaba escrita. Fue para que Allah probara lo que había en vuestros pechos y para que reconociera lo que había en vuestros corazones.
Y Allah es Conocedor de lo que encierran los pechos.
* [De salir a luchar]

(155)
A los que de vosotros dieron la espalda el día en el que se encontraron la dos tropas… el Shaytán les hizo tropezar a causa de lo que ellos se habían buscado. Y en verdad que Allah os lo perdonó.
Es cierto que Allah es Perdonador, Indulgente.

(156)
¡Vosotros que creéis! No seáis como aquéllos que renegaron y decían de sus hermanos cuando éstos salían de expedición por la tierra o hacían incursiones: Si se hubieran quedado con nosotros no habrían muerto ni los habrían matado. (Lo decían) y Allah hacía de ello una angustia para sus corazones.
Allah da la vida y da la muerte. Allah ve lo que hacéis.

(157)
Y si os matan en el camino de Allah o morís… El perdón de Allah y Su misericordia es mejor que lo que vosotros atesoráis.

(158)
Si morís u os matan… Tened por cierto que seréis reunidos para volver a Allah.

(159)
Por una misericordia de Allah, fuiste suave con ellos; si hubieras sido áspero, de corazón duro, se habrían alejado de tu alrededor. Así pues, perdónalos, pide perdón por ellos y consúltales en las decisiones, y cuando hayas decidido confíate a Allah.
Es verdad que Allah ama a los que ponen su confianza en Él.

error

Comparte nuestros contenidos !

Siguenos
WhatsApp
error: Content is protected !!
Abrir chat
Assalamu Alaykum
Comunidad Islamica en Mexico
Hola. Gracias por visitar nuestro sitio. En qué podemos ayudarte?