Hizb 18

Hizb 18
Traducción

Continúa SURA 7. AL-‘ARAF (La altura divisora entre el Jardín y el Fuego)

(171)
Y cuando sacudimos el monte por encima de ellos como si fuera un entoldado y creyeron que les iba a caer encima.
Tomad con fuerza lo que os hemos dado y recordad lo que contiene, tal vez os guardéis.

(172)
Y cuando tu Señor sacó de las espaldas de los hijos de Adam a su propia descendencia y les hizo que dieran testimonio: ¿Acaso no soy Yo vuestro Señor? Contestaron: Sí, lo atestiguamos. Para que el Día del Levantamiento no pudierais decir: Nadie nos había advertido de esto.

(173)
Ni pudierais decir: Nuestros padres eran ya asociadores idólatras y nosotros hemos sido una generación consecuente. ¿Vas a castigarnos por lo que hicieron los falsos?

(174)
Así es como explicamos los signos por si se vuelven atrás.

(175)
Cuéntales el caso de aquel a quien habíamos dado Nuestros signos y se despojó de ellos, entonces el Shaytán fue tras él y estuvo entre los desviados.*
* [Sobre esto cuenta lbn Mas´ud, que hubo un hombre entre los hijos de Israel al que Musa envió al rey de los Madyan para que le llamara a la adoración de Allah, pero el rey lo sobornó ofreciéndole poder a cambio de que abandonara la religión de Musa y siguiera la suya; y lo hizo, extraviando con ello a mucha gente.
Por otro lado Ibn Abbas dice que se refiere a un hombre de la tribu de los cananeos llamado Bal´am b. Baura que tenía conocimiento del nombre supremo de Allah. Y cuando Musa quiso luchar contra los cananeos, éstos le pidieron a Bal´am que rogara a Allah utilizando Su nombre supremo contra Musa y su ejército, a lo que él se negó. Pero le presionaron y accedió y rogó a Allah que Musa no pudiera entrar en la ciudad, y entonces Musa también rogó a Allah en contra suya. Y en este caso los signos de los que se desprendió serían su conocimiento del nombre supremo de Allah.]

(176)
Si hubiéramos querido, habríamos hecho que éstos le sirvieran para elevarle de rango, pero él se inclinó hacia lo terrenal y siguió su deseo.
Es como el perro, que si lo ahuyentas jadea y si lo dejas también; así es como son los que niegan la verdad de Nuestros signos. Cuéntales la historia por si acaso reflexionan.

(177)
¡Qué mal ejemplo el de los que niegan la verdad de Nuestros signos! Ellos mismos son los perjudicados.

(178)
A quien Allah guía es el que está guiado y a quien extravía… Esos son los perdidos.

(179)
Hemos creado para Yahannam muchos genios y hombres. Tienen corazones con los que no comprenden, ojos con los que no ven y oídos con los que no oyen. Son como animales de rebaño o peor aún en su extravío. Esos son los indiferentes.

(180)
Y Allah posee los nombres más hermosos. Llamadlo con ellos y dejad a los que cometen aberraciones con Sus nombres. Se les pagará por lo que hicieron.

(181)
Entre quienes hemos creado hay una comunidad que guía por medio de la verdad y con ella hace justicia.

(182)
Y a los que niegan la verdad de Nuestros signos los llevaremos a la perdición gradualmente, de una manera que no adviertan.

(183)
Les daré un tiempo de plazo. Es cierto que Mi estratagema es sólida.

(184)
¿Es que no van a reflexionar? Vuestro compañero no está poseído por ningún genio. Él no es sino un advertidor.

(185)
¿Es que no se paran a considerar el dominio de los cielos y la tierra y las cosas que Allah creó, así como el hecho de que tal vez su plazo de vida esté próximo a cumplirse? ¿En qué otro relato pueden creer?

(186)
A quien Allah extravía no hay quien lo guíe. Y los deja vagando errantes, fuera de los límites.

(187)
Te preguntan acerca de la Hora, de cuando llegará. Di: La verdad es que el conocimiento sobre ello está junto a mi Señor y sólo Él; en su momento, la hará aparecer.
Pesa en los cielos y en la tierra y no os llegará sino de repente.
Te preguntan como si estuvieras al tanto de ella; di: Sólo Allah sabe de ella, sin embargo la mayor parte de los hombres no saben.

(188)
Di: No soy dueño de beneficiarme o de perjudicarme más de lo que Allah quiera. Si yo conociera el No-Visto habría tenido mucho bien y el mal nunca me habría tocado.
Pero no soy más que un advertidor y alguien que anuncia buenas noticias a la gente que cree.

(189)
Él es Quien os creó a partir de un sólo ser del que hizo a su pareja para que encontrara sosiego e intimidad en ella.
Y después de cubrirla, quedó embarazada de una carga ligera que llevó adelante hasta que se hizo pesada y entonces ambos pidieron a Allah, su Señor: Si nos das un hijo recto estaremos siempre agradecidos.

(190)
Pero cuando les dio uno recto, Le atribuyeron copartícipes (a Allah) en lo que les había dado.
¡Sea ensalzado Allah por encima de lo que Le asocian!*
* [Sobre esta aleya existen básicamente dos explicaciones. La primera es la que se refiere al nombre que Adam y Hawá pusieron a su hijo. Iblis habría forzado a Hawá para que llamara a su hijo Abdul-Hariz, el siervo del Hariz, que era uno de los nombres de Iblis; y como también le habían llamado Abdul-lah, siervo de Allah, la expresión: «Le dieron copartícipes en lo que les había dado» aludiría a esto.
Pero otra explicación seguida por lbn Yuzay, recurre a explicar que el sujeto de la acción de atribuir copartícipes a Allah no son Adam y Hawá sino sus descendientes.]

(191)
¿Le asocian a aquellos que no han creado nada sino que han sido creados?

(192)
¿Y que no pueden dar ayuda ni ayudarse a sí mismos?

(193)
Si los invitáis a la guía no os seguirán. Es igual para ellos que los llaméis o que os quedéis callados.

(194)
Realmente aquellos a los que invocáis fuera de Allah son siervos como vosotros. ¡Llamadlos y esperad que os respondan si sois sinceros!

(195)
¿Tienen acaso piernas con las que caminan?, ¿o manos con las que toman?, ¿u ojos con los que ven?, ¿u oídos con los que oyen? Di: Llamad a los que asociáis y luego tramad contra mí sin más demora.

(196)
En verdad mi Protector es Allah, Quien hizo que descendiera el Libro.
Y Él es Quien se cuida de los justos.

(197)
Y ésos que invocáis fuera de Él no pueden auxiliaros a vosotros ni pueden auxiliarse a sí mismos.

(198)
Y si los llamáis a la guía no escuchan. Y los ves que te miran, pero no ven.

(199)
¡Adopta la indulgencia como conducta, ordena lo reconocido y apártate de los ignorantes!

(200)
Y si te solivianta una incitación del Shaytán, busca refugio en Allah, es cierto que Él es Quien oye y Quien sabe.

(201)
En verdad los que tienen temor (de Allah), cuando una instigación del Shaytán los tienta, recuerdan y entonces ven con claridad.

(202)
Pero a sus hermanos los mantienen* en el error sin descuido.
* [Es decir, a los hermanos de los demonios; éstos los mantienen en el error.]

(203)
Y cuando no les traes ningún signo dicen: ¿Por qué no se te ha ocurrido ninguno? Di: Sólo sigo lo que procedente de mi Señor se me inspira. Estas son evidencias de vuestro Señor, guía y misericordia para gente que cree.

(204)
Y mientras el Corán se esté recitando, prestad atención y callad, tal vez obtengáis misericordia.

(205)
Y recuerda a tu Señor en ti mismo, humilde, con temor de Él y sin subir la voz, al comenzar y al terminar el día. Y no seas de los negligentes.

(206)
Es verdad que los que están junto a tu Señor no sienten ninguna soberbia que les impida adorarle; Le glorifican y se postran ante Él.

8. SURA DE LOS BOTINES DE GUERRA

En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo.

(1)
Te preguntan acerca de los botines de guerra.
Di: Los botines de guerra pertenecen a Allah y al Mensajero, así pues, temed a Allah, poned orden entre vosotros y obedeced a Allah y a Su mensajero si sois creyentes.

(2)
Los creyentes son aquéllos que cuando se recuerda a Allah, se les estremece el corazón y que cuando se les recitan Sus signos les aumenta la creencia y en Su Señor se confían.

(3)
Son los que establecen el salat y gastan de la provisión que les damos.

(4)
Esos son los creyentes de verdad, tendrán grados junto a su Señor, perdón y una generosa provisión.

(5)
Como cuando tu Señor te hizo salir de tu casa por la verdad, mientras que a una parte de los creyentes les disgustó.

(6)
Te discuten sobre la verdad, después de haber sido aclarada, como si les llevaran a la muerte mientras miran.

(7)
Y cuando Allah os prometió que uno de los dos grupos sería vuestro y pretendíais que fuera el que no tenía armas; pero Allah quería hacer prevalecer la verdad con Sus palabras y aniquilar a los renegados.

(8)
Para hacer prevalecer la verdad y suprimir la falsedad, aunque les disguste a los malhechores.
(9)
Cuando pedisteis auxilio a vuestro Señor y os respondió que os ayudaría con mil ángeles en turnos sucesivos.

(10)
Allah no lo hizo sino como buena nueva y para que con ello se tranquilizaran vuestros corazones. Porque la ayuda victoriosa sólo viene de Allah. Allah es Poderoso y Sabio.

(11)
Cuando os cubrió como protección un sueño que venía de Él e hizo caer sobre vosotros agua del cielo para con ella purificaros, quitaros la suciedad del Shaytán, dar firmeza a vuestros corazones y afianzar así vuestros pasos.

(12)
Cuando tu Señor inspiró a los ángeles: Estoy con vosotros, dad firmeza a los que creen; Yo arrojaré el terror en los corazones de los que no creen. Por lo tanto golpead las nucas y golpeadles en los dedos.

(13)
Eso es porque se han opuesto a Allah y a Su mensajero.
Y quien se opone a Allah y a Su mensajero… Es cierto que Allah es Fuerte castigando.

(14)
Ahí lo tenéis, gustadlo. Pero además de eso, los que se niegan a creer tendrán el castigo del Fuego.

(15)
¡Vosotros que creéis! Cuando encontréis a los que no creen en formación de batalla, no les deis la espalda.

(16)
Y quien les dé la espalda ese día, a no ser que sea para cambiar de puesto de combate o para unirse a otra tropa, volverá con el enojo de Allah y su refugio será Yahannam. ¡Que mal retorno!

(17)
Y no los matasteis vosotros, Allah los mató. Ni tirabas tú cuando tirabas sino que era Allah quien tiraba. Para probar a los creyentes con una hermosa prueba procedente de Él.
Es cierto que Allah es Quien oye y Quien sabe.

(18)
Ahí lo tenéis. Allah deshace la estratagema de los incrédulos.

(19)
Si buscabais vencer, ya habéis tenido vuestra victoria; sin embargo será mejor para vosotros que desistáis; y si volvéis, volveremos y vuestras tropas no os servirán de nada aunque sean numerosas.
Allah está con los creyentes.

(20)
¡Vosotros que creéis! Obedeced a Allah y a Su mensajero y, puesto que podéis oir no os desentendáis de él.

(21)
No seáis como ésos que dicen: Hemos oído; y sin embargo no escuchan.

(22)
Es cierto que las peores bestias ante Allah son los mudos y los sordos que no tienen discernimiento.

(23)
Si Allah hubiera sabido de algún bien en ellos, les habría hecho escuchar, pero aunque les hubiera hecho escuchar, se habrían desentendido y se habrían apartado.

(24)
¡Vosotros que creéis! Responded a Allah y al Mensajero cuando os llamen a lo que os da vida, y sabed que Allah está en medio del hombre y su corazón y que seréis reunidos para volver a Él.

(25)
Y guardaos de una prueba que no sólo afligirá a los que de vosotros sean injustos.
Y sabed que Allah es Fuerte en el castigo.

(26)
Recordad cuando érais pocos, en situación de debilidad en la tierra, temiendo que los hombres cayeran sobre vosotros de repente y Él os dio cobijo, os ayudó con Su auxilio y os dio como provisión cosas buenas para que pudierais ser agradecidos.

(27)
¡Vosotros que creéis! No traicionéis a Allah y a Su Mensajero ni traicionéis lo que se os ha confiado después de lo que sabéis.

(28)
Y sabed que realmente vuestras riquezas y vuestros hijos son una prueba y que Allah tiene junto a Si una inmensa recompensa.

(29)
¡Vosotros que creéis! Si teméis a Allah, Él os dará discernimiento, ocultará vuestras malas acciones y os perdonará.
Y Allah es el del favor inmenso.

(30)
Y cuando los que se niegan a creer urdieron contra ti para capturarte, matarte o expulsarte. Ellos maquinaron y Allah también maquinó, pero Allah es el mejor de los que maquinan.

(31)
Y cuando se les recitan Nuestros signos dicen: Ya hemos oído y si quisiéramos podríamos decir algo semejante a esto; sólo son historias de los primitivos.

(32)
Y cuando dijeron: ¡Oh Allah! Si esto es la verdad que viene de Ti, haz que nos lluevan piedras del cielo o inflíngenos un doloroso castigo.

(33)
Pero Allah no los castigaría mientras tú estuvieras entre ellos ni tampoco tendría por qué castigarlos mientras pidieran perdón.

(34)
¿Mas por qué no habría de castigarles Allah si ellos prohíben entrar en la Mezquita Inviolable sin ser sus protectores?
Sólo son sus protectores los que temen (a Allah); sin embargo la mayor parte de los hombres no sabe.

(35)
Y sus rezos junto a la Casa no son sino silbidos y palmadas. ¡Gustad pues el castigo por lo que negasteis!

(36)
Es cierto que los que se niegan a creer gastan sus riquezas para apartar del camino de Allah.
Las gastarán y después se tendrán que lamentar por ello, siendo además vencidos.
Los que se niegan a creer serán reunidos para ir a Yahannam.

(37)
Para que Allah distinga al malo del bueno y ponga a los malos unos sobre otros, los amontone a todos y los ponga en Yahannam.
Esos son los perdedores.

(38)
Di a los que se niegan a creer que si cesan, les será perdonado lo que hayan hecho y esté consumado, pero si reinciden… Ya hay precedentes de cuál fue la práctica acostumbrada con los antiguos.

(39)
Y combátelos hasta que no haya más oposición y la práctica de Adoración se dedique por completo a Allah.
Y si cesan… Es cierto que Allah ve perfectamente lo que hacen.

(40)
Y si se alejan, sabed que Allah es vuestro Protector.
¡Y qué excelente Protector! ¡Y qué excelente Defensor!

error

Comparte nuestros contenidos !

Siguenos
WhatsApp
error: Content is protected !!
Abrir chat
Assalamu Alaykum
Comunidad Islamica en Mexico
Hola. Gracias por visitar nuestro sitio. En qué podemos ayudarte?