Hizb 38

Hizb 38
Traducción

Continúa el SURA 26. SURA DE LOS POETAS………

(111)
Dijeron: ¿Vamos a creer en ti cuando los que te siguen son los más bajos?

(112)
Dijo: No me corresponde saber lo que hacen.

(113)
Su cuenta no incumbe sino a mi Señor, si fuerais conscientes.

(114)
Y yo no voy a rechazar a los creyentes.

(115)
Yo sólo soy un advertidor explícito.

(116)
Dijeron: Si no dejas de hacerlo, Nuh, date por lapidado.

(117)
Dijo: ¡Señor mío! Realmente mi gente me ha negado.

(118)
Dicta un juicio entre ellos y yo y sálvame a mí y a los creyentes que están conmigo.

(119)
Y lo salvamos a él y a quien con él estaba en la nave henchida.

(120)
Luego ahogamos a los que quedaron.

(121)
Realmente en eso hay un signo.
La mayoría de ellos no eran creyentes.

(122)
Es cierto que tu Señor es el Irresistible, el Compasivo.

(123)
Los Ad negaron a los enviados

(124)
cuando su hermano Hud les dijo: ¿No vais a temer?

(125)
Yo soy para vosotros un mensajero fiel.

(126)
Así pues temed a Allah y obedecedme.

(127)
No os pido por ello ningún pago, mi recompensa sólo incumbe al Señor de los mundos.

(128)
¿Cómo es que edificáis señales en los lugares elevados de cada camino por capricho?

(129)
¿Y os construís fortalezas como si fuerais a ser inmortales?

(130)
¿Y cuando atacáis, os comportáis como tiranos?

(131)
¡Temed a Allah y obedecedme!

(132)
¡Temed a Aquel que os ha agraciado con lo que sabéis!

(133)
Os ha agraciado con ganado e hijos,

(134)
jardines y manantiales.

(135)
De verdad temo para vosotros el castigo de un día grave.

(136)
Dijeron: Nos da igual que nos exhortes o que te quedes sin exhortarnos.

(137)
Esto no es sino la manera de ser de los antiguos.

(138)
Y no vamos a ser castigados.

(139)
Negaron la verdad que traía y los destruimos, es verdad que en eso hay un signo. La mayoría de ellos no eran creyentes.

(140)
Realmente tu Señor es el Irresistible, el Compasivo.

(141)
Los Zamud negaron a los enviados,

(142)
cuando su hermano Salih les dijo: ¿No vais a tener temor?

(143)
Yo soy para vosotros un mensajero fiel,

(144)
así pues, temed a Allah y obedecedme.

(145)
No os pido ningún pago por ello; mi recompensa sólo incumbe al Señor de los mundos.

(146)
¿Acaso vais a ser dejados a salvo en lo que tenéis?

(147)
¿En jardines y manantiales,

(148)
cereales y palmeras de tiernos brotes?

(149)
¿Y esculpís casas en las montañas con arrogancia?

(150)
Temed a Allah y obedecedme.

(151)
Y no obedezcáis lo que os mandan los que sobrepasan los límites.

(152)
Esos que siembran corrupción en la tierra en vez de poner orden.

(153)
Dijeron: Tú no eres mas que un hechizado,

(154)
no eres mas que un ser humano como nosotros, trae una señal si eres de los que dicen la verdad.

(155)
Dijo: Esta camella tendrá su turno de bebida y vosotros el vuestro, un día fijado.

(156)
No le hagáis ningún daño para que no os sorprenda el castigo de un día grave.

(157)
Pero la desjarretaron y amanecieron arrepentidos.

(158)
El castigo los agarró, realmente en esto hay un signo.
La mayoría de ellos no eran creyentes.

(159)
Y es verdad que tu Señor es el Irresistible, el Compasivo.

(160)
La gente de Lut negó a los enviados.

(161)
Cuando su hermano Lut les dijo: ¿No vais a temer?

(162)
Yo soy para vosotros un mensajero fiel;

(163)
así pues, temed a Allah y obedecedme.

(164)
No os pido ningún pago a cambio; mi recompensa sólo incumbe al Señor de los mundos.

(165)
¿Vais a todos los varones del mundo

(166)
dejando las esposas que Allah creó para vosotros?
Sois gente que excede los límites.

(167)
Dijeron: Si no te detienes, Lut, te encontrarás entre los expulsados.

(168)
Dijo: Yo soy de los que aborrecen lo que hacéis.

(169)
¡Señor! Líbrame a mí y a mi familia de lo que hacen.

(170)
Y lo salvamos a él y a su familia, a todos,

(171)
menos a una vieja que fue de los que se quedaron.

(172)
Luego aniquilamos a los demás.

(173)
E hicimos caer sobre ellos una lluvia. ¡Qué mala lluvia la de los que han sido advertidos!

(174)
Realmente ahí hay un signo. La mayoría de ellos no eran creyentes.

(175)
Es verdad que tu Señor es el Irresistible, el Compasivo.

(176)
Los dueños de al-Ayka* negaron lo que decían los enviados.
*[Si se lee «Layka» es el nombre de una ciudad, si no, significa el bosque o la espesura.]

(177)
Cuando Shuayb les dijo: ¿No vais a temer?

(178)
Yo soy para vosotros un mensajero fiel,

(179)
así pues, temed a Allah y obedecedme.

(180)
No os pido ningún pago a cambio; mi recompensa sólo incumbe al Señor de los mundos.

(181)
Sed justos al medir sin perjudicar a la gente en ello.

(182)
Y pesad con la balanza equilibrada

(183)
sin menguar a la gente sus cosas.
Y no cometáis maldades en la tierra como corruptores.

(184)
Y temed a Aquel que os ha creado a vosotros y a las generaciones primeras.

(185)
Dijeron: No eres mas que uno de esos hechizados.

(186)
Tan sólo eres un ser humano como nosotros y no te consideramos sino como uno de los que mienten.

(187)
Haz que caiga sobre nosotros un trozo de cielo si dices la verdad.

(188)
Dijo: Mi Señor conoce mejor lo que hacéis.

(189)
Y lo negaron y los sorprendió el castigo del día de la nube que les dió sombra*, ciertamente fue el castigo de un día grave.
*[Dicen los comentaristas que Allah les envió un calor terrible que les hizo salir de sus casas huyendo hacia el campo; allí una nube los tapó del sol y entonces se llamaron unos a otros para protegerse bajo la nube, y una vez que estaban debajo de ella, Allah les envió un fuego y murieron todos abrasados.]

(190)
Verdaderamente ahí hay un signo. La mayoría de ellos no fueron creyentes.

(191)
Es cierto que tu Señor es el Poderoso, el Compasivo.

(192)
Y es cierto que él* es una revelación del Señor de los mundos.
*[El Corán.]

(193)
Descendió con él, el espíritu fiel*
*[Yibril.]

(194)
hasta tu corazón, para que fueras uno de los advertidores

(195)
en clara lengua árabe.

(196)
Está en las escrituras de las primeras comunidades.

(197)
¿No les sirve de prueba que lo conozcan los sabios de los hijos de Israel?

(198)
Si lo hubiéramos hecho descender a uno que no hubiera sido árabe

(199)
y lo hubiera recitado para ellos, no habrían creído en él.

(200)
Así es como lo imbuimos en los corazones de los que hacen el mal.

(201)
No creerán en él hasta que no vean el castigo doloroso.

(202)
El cual les llegará de repente sin que se den cuenta.

(203)
Y dirán: ¿Es que se nos va a dar un tiempo de espera?

(204)
¿Acaso quieren acelerar la llegada de Nuestro castigo?

(205)
¿Qué te parece si los dejamos disfrutar unos años

(206)
y luego les llega lo que les fue prometido?

(207)
Las posesiones de las que hayan disfrutado no les servirán de nada.

(208)
No hemos destruido ciudad alguna que no haya tenido advertidores

(209)
para hacer recordar. No hemos sido injustos.

(210)
Y no lo han hecho descender los demonios.

(211)
Ni les corresponde, ni pueden.

(212)
A ellos no se les permite escuchar.

(213)
Y no invoques a otro dios junto a Allah porque serías de los que han de sufrir el castigo.

(214)
Y advierte a tu clan, a los que están más próximos a ti.

(215)
Y baja tus alas en favor de los creyentes que te siguen.

(216)
Pero si te desobedecen, di: Soy inocente de lo que hacéis.

(217)
Y confíate al Poderoso, al Compasivo.

(218)
Aquel que te ve cuando te pones en pie

(219)
y en tus distintos movimientos entre los que se postran.

(220)
Él es Quien oye y Quien sabe.

(221)
¿Queréis que os diga sobre quién descienden los demonios?

(222)
Descienden sobre todo embustero malvado

(223)
que presta oído. La mayoría de ellos son unos mentirosos.

(224)
Así como sobre los poetas a los que siguen los descarriados.

(225)
¿Es que no ves como divagan en todos los sentidos?

(226)
¿Y que dicen lo que no hacen?

(227)
Con la excepción de los que creen, llevan a cabo las acciones rectas, recuerdan mucho a Allah y se defienden cuando han sido vejados.*
Y ya sabrán los que fueron injustos a qué lugar definitivo habrán de volver.
*[Alusión a las sátiras de algunos poetas musulmanes contra los incrédulos, después de que éstos hubieran satirizado al Profeta, que Allah le dé Su gracia y paz.]

27. SURA DE LAS HORMIGAS
En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo.

(1)
Ta, Sin. Estos son los signos del Corán y de un Libro explícito.

(2)
Guía y buenas noticias para los creyentes.

(3)
Los que establecen el salat, dan el zakat y tienen certeza de la Última Vida.

(4)
A los que no creen en la Última Vida, les hemos embellecido sus acciones y están desorientados.

(5)
Esos son los que tendrán el peor castigo y en la Última Vida serán los que más pierdan.

(6)
Verdaderamente te ha descendido el Corán procedente de un Sabio, Conocedor.

(7)
Cuando Musa dijo a su familia: He divisado un fuego, alguna noticia o alguna brasa encendida para que os podáis calentar; os traeré de él.

(8)
Y cuando llegó a él, una voz lo llamó: ¡Bendito sea todo aquel que esté donde este fuego y quien esté a su alrededor y gloria a Allah el Señor de todos los mundos!

(9)
¡Musa! Yo soy Allah el Poderoso, el Sabio.

(10)
Tira tu vara. Y cuando la vió reptar como si fuera una serpiente se alejó dando la espalda sin volverse.
¡Musa! No temas, los enviados no temen ante Mí.

(11)
Pero sí quien haya sido injusto, a menos que reemplace el mal por bien pues es cierto que Allah es Perdonador y Compasivo.

(12)
E introdúcete la mano en el escote y saldrá blanca, sin tener ningún mal, como parte de los nueve signos dirigidos a Firaún y a su gente.
Realmente son gente descarriada.

(13)
Y cuando les llegaron Nuestros signos evidentes dijeron: Esto es pura magia.
(14)
Pero los negaron, en contra de la certeza que sus almas tenían sobre ellos, por injusticia y arrogancia.
Mira cómo acabaron los corruptores.

(15)
Es cierto que a Daud y a Sulayman les dimos conocimiento y dijeron: Las alabanzas a Allah que nos ha preferido sobre muchos de Sus siervos creyentes.

(16)
Y Sulayman fue el heredero de Daud, dijo: ¡Hombres! Se nos ha enseñado el lenguaje de las aves y se nos ha dado de todo, realmente esto es un favor evidente.

(17)
Y se reunieron para Sulayman sus ejércitos de genios, hombres y pájaros, y fueron puestos en orden de batalla.

(18)
Así llegaron al valle de las hormigas; entonces dijo una de ellas: ¡Hormigas! Entrad en vuestras viviendas no vaya a ser que Sulayman y sus ejércitos os aplasten sin darse cuenta.

(19)
Entonces sonrió risueño por sus palabras y dijo: ¡Señor! Muéveme a agradecerte la merced con la que me has favorecido a mí al igual que a mis padres, y a que actúe con una rectitud que sea de Tu beneplácito, e inclúyeme en Tu misericordia, entre Tus siervos justos.

(20)
Y pasó revista a las aves, entonces dijo: ¿Qué ocurre que no veo a la abubilla?, ¿acaso es uno de los que están ausentes?

(21)
La castigaré con un duro castigo o la degollaré a menos que venga con una prueba evidente.

(22)
Mas había permanecido no muy lejos y entonces dijo: Me he enterado de algo que tu no alcanzas a saber y he venido hasta ti desde Saba con una noticia cierta.

(23)
He hallado a una mujer que reina sobre ellos y a la que se le ha dado de todo; posee un magnífico trono.

(24)
La encontré a ella y a su pueblo postrándose ante el sol en lugar de ante Allah; el Shaytán les ha embellecido sus acciones y les ha desviado del camino, y no tienen guía.

(25)
¿Por qué no se postran ante Allah que es Quien hace salir lo que está escondido en los cielos y en la tierra y sabe lo que ocultan y lo que muestran?

(26)
Allah, no hay dios excepto Él, el Señor del Trono inmenso.

(27)
Dijo: Veremos si es verdad lo que dices o si eres de los que mienten.

(28)
Ve con este escrito mío y déjalo caer sobre ellos, luego retírate y espera su reacción.

(29)
Dijo ella: ¡Consejo de nobles! Me han arrojado un escrito noble.

(30)
Es de Sulayman y es en el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo:

(31)
No os levantéis contra mí, venid a mí sometidos.

(32)
Dijo ella: ¡Consejo de nobles! Dadme un dictamen sobre mi caso, no tomaré ninguna decisión hasta que no os pronunciéis.

(33)
Dijeron: Nosotros tenemos fuerza y una poderosa ofensiva, pero tuya es la decisión, mira pues lo que vas a ordenar.

(34)
Dijo: Cuando los reyes entran en una ciudad la trastornan por completo humillando a sus habitantes poderosos. Así es como actúan.

(35)
Voy a enviarles un regalo y esperaré lo que traigan de vuelta los mensajeros.

(36)
Y cuando llegó a Sulayman dijo: Me tentáis con riquezas cuando lo que Allah me ha dado es mejor de lo que os ha dado a vosotros y no obstante os contentáis con vuestros regalos.

(37)
Vuelve a ellos, que vamos a ir con ejércitos a los que no podrán enfrentarse, los expulsaremos de ella humillados y quedarán empequeñecidos.

(38)
Dijo: ¡Mis nobles! ¿Cuál de vosotros me traerá su trono antes de que vengan a mí sometidos (musulmanes)?

(39)
Dijo un genio Ifrit: Yo te lo traeré antes de que te levantes de tu asiento*, yo tengo fuerza para ello y soy digno de confianza.
*[El lugar desde el que juzgaba y en el que permanecía desde la mañana al mediodía.]

(40)
Y dijo el que tenía conocimiento del Libro: Yo te lo traeré antes de que vuelva a ti tu mirada.* Y cuando lo vió instalado ante él, dijo: Esto es parte del favor de mi Señor para probarme si soy agradecido o ingrato, y quien es agradecido sólo lo es para sí mismo, pero quien es ingrato… Realmente mi Señor es Rico, Generoso.
*[Es decir, en un abrir y cerrar de ojos.]

(41)
Dijo: Hacedle irreconocible el trono para que comprobemos si tiene guía o si es de los que no tienen guía.

(42)
Y cuando ella vino, le preguntaron: ¿Es así tu trono? Respondió: Parece él. Pero nosotros habíamos recibido el conocimiento antes que ella y éramos musulmanes.*
*[Son palabras de Sulayman.]

(43)
Mientras que a ella la había desviado lo que adoraba fuera de Allah, realmente pertenecía a un pueblo de incrédulos.

(44)
Se le dijo: Entra en el palacio. Y cuando lo vió creyó que era una superficie de agua y se descubrió las piernas.
Dijo: Es un palacio de cristal pulido*.
Dijo ella: ¡Señor mío! He sido injusta conmigo misma pero me someto, junto con Sulayman, a Allah, el Señor de todos los mundos.
*[Al parecer los genios no querían que Sulayman desposara a la reina de Saba y le dijeron que su intelecto no regía bien y que tenía las piernas como las patas de un burro. Sulayman la quiso poner a prueba, primeramente transformando su trono para comprobar si era capaz de reconocerlo, y luego haciendo construir un suelo de cristal debajo del cual había agua y peces. Así cuando le mandó entrar, ella pensó que era agua e instintivamente se remangó el vestido.]

(45)
Y he aquí que a los Zamud les enviamos a su hermano Salih: ¡Adorad a Allah! Y entonces se dividieron en dos bandos que discutían.

(46)
Dijo: ¡Gente mía! ¿Por qué pedís que se apresure lo malo antes que lo bueno? Si pidierais perdón a Allah podríais ser tratados con misericordia.

(47)
Dijeron: Vemos un mal presagio para ti y para quien está contigo. Dijo: Vuestro presagio está junto a Allah, sin embargo sois un pueblo que está siendo puesto a prueba.

(48)
En la ciudad había nueve individuos que en vez de mejorar las cosas sembraban la corrupción en la tierra.

(49)
Dijeron: Hemos de jurarnos por Allah que le atacaremos de noche a él y a su familia y que luego diremos a su deudo que no fuimos testigos de la matanza de su familia y que decimos la verdad.

(50)
Urdieron un plan y Nosotros urdimos otro sin que ellos se dieran cuenta.

(51)
Mira cómo terminó su plan, en verdad los exterminamos a ellos y a sus familias, a todos.

(52)
Ahí quedaron sus casas vacías por haber sido injustos.
Es cierto que en eso hay un signo para gente que sabe.

(53)
Y salvamos a los que habían creído y tenían temor (de Allah).

(54)
Y Lut, cuando le dijo a su gente: ¿Os entregáis a la aberración a pesar de que lo veis?

(55)
¿Cómo es que buscáis con deseo carnal a los hombres en vez de a las mujeres? Realmente sois un pueblo de ignorantes.

error

Comparte nuestros contenidos !

Siguenos
WhatsApp
error: Content is protected !!
Abrir chat
Assalamu Alaykum
Comunidad Islamica en Mexico
Hola. Gracias por visitar nuestro sitio. En qué podemos ayudarte?