Hizb 46

Hizb 46
Traducción

Continúa el SURA 37. SURA DE LOS QUE SE PONEN EN FILAS………

(143)
De no haber sido porque era de los que glorificaban,

(144)
habría permanecido en su vientre hasta el día en el que todos serán devueltos a la vida.

(145)
Así lo arrojamos a un playa desierta, maltrecho*.
*[Se ha transmitido que era como un niño recién nacido a causa de la fragilidad de su piel.]

(146)
E hicimos que creciera sobre él una planta de calabaza*.
*[Esta planta tiene las hojas grandes y da buena sombra, es de tacto suave y repele las moscas, ya que la piel de Yunus no habría podido soportarlo.]

(147)
Y lo enviamos a un grupo de cien mil o más.

(148)
Creyeron, y los dejamos disfrutar por un tiempo.

(149)
Pregúntales cómo es que tu Señor tiene hijas y ellos tienen hijos.

(150)
O si ha creado a los ángeles hembras y ellos son testigos.

(151)
¿O es que acaso, basándose en sus patrañas, dirán

(152)
que Allah ha engendrado? Realmente son mentirosos.

(153)
¿Es que ha escogido tener hijas en vez de tener hijos?

(154)
¿Qué os ocurre?, ¿cómo podéis juzgar así?

(155)
¿Es que no recapacitáis?

(156)
¿O es que acaso tenéis alguna prueba contundente?

(157)
Traed pues vuestro libro si es verdad lo que decís.

(158)
Y han atribuido relación de parentesco entre Él y los genios, cuando los genios saben bien que ellos habrán de comparecer.

(159)
¡Sea glorificado Allah por encima de lo que (Le) atribuyen!

(160)
Pero no son así los siervos de Allah sinceros.

(161)
Y en verdad vosotros y aquéllos a los que adoráis,

(162)
no podréis extraviar a nadie en contra de Allah.

(163)
Sólo quien haya de entrar en el Yahim.

(164)
Y no hay ninguno de nosotros que no tenga una estación conocida.*
*[Hablan los ángeles]

(165)
Es cierto que vamos en filas.

(166)
Y somos glorificadores.

(167)
Y es verdad que han dicho:

(168)
Si tuviéramos alguna memoria de los que nos precedieron

(169)
seríamos servidores sinceros de Allah;

(170)
Y sin embargo se han negado a creer en él*. Pero ya sabrán.
*[El Corán.]

(171)
Ya sucedió antes que dimos Nuestra palabra a Nuestros siervos enviados.

(172)
Y fueron auxiliados.

(173)
Y es verdad que Nuestros ejércitos fueron vencedores.

(174)
Apártate pues de ellos hasta que llegue el momento.

(175)
Y obsérvalos que ya verán.

(176)
¿Acaso están pidiendo que se acelere el castigo?

(177)
Cuando descienda a sus patios: ¡Qué mal amanecer el de los que fueron advertidos!

(178)
Apártate de ellos hasta que llegue el momento.

(179)
Y observa que ya verán.

(180)
¡Gloria a tu Señor!, el Señor del poder por encima de lo que (Le) atribuyen.

(181)
Paz sobre los enviados.

(182)
Y las alabanzas a Allah, el Señor de los mundos.

38. SURA DE SAD
En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo.

(1)
Sad.

(2)
¡Por el Corán que contiene el Recuerdo! Sin embargo los que se niegan a creer muestran arrogancia y oposición.

(3)
¿Cuántas generaciones anteriores a ellos destruimos?
Imploraron cuando ya había pasado el tiempo de salvarse.

(4)
Se extrañan de que les haya llegado un advertidor que es uno de ellos; y dicen los que se niegan a creer: Este es un mago farsante.

(5)
¿Acaso pretende que los dioses sean un único dios? Realmente es algo asombroso.

(6)
Sus cabecillas han salido diciendo: Id y seguid fieles a vuestros dioses pues en todo esto se persigue algo contra vosotros.

(7)
No lo habíamos oído en la forma de Adoración anterior, sólo es una invención.

(8)
¿Cómo puede ser que, de entre todos nosotros, se le haya hecho descender el Recuerdo a él? Pero no es por eso, es que dudan de Mi Recuerdo.
Aún no han probado Mi castigo.

(9)
¿O es que poseen los tesoros de la misericordia de tu Señor, el Irresistible, el Dador?

(10)
¿O tienen el dominio de los cielos y de la tierra y de lo que entre ellos hay? Que suban entonces por los accesos (a los cielos).

(11)
Sólo son una tropa más, entre los coligados, que pronto será derrotada.

(12)
Antes de ellos ya negaron la verdad la gente de Nuh, los Ad y Firaún, el de las estacas.*
*[Según Ibn Abbas se refiere a la perfección y firmeza de sus edificios. Otros dicen que a quien quería atormentar lo ataba en el suelo a cuatro estacas y soltaba escorpiones y serpientes hasta que moría; o lo dejaba morir lentamente. Otros indican que la expresión alude a su fuerza y estabilidad o a sus ejércitos y esto último es una explicación bastante extendida.]

(13)
Y los Zamud, la gente de Lut y los compañeros de la Espesura*.
Esos eran realmente los coligados*.
*[Se refiere a la gente del profeta Shuayb]
*[Es decir, los que tenían fuerza]

(14)
No hubo ninguno que no negara la verdad de los mensajeros y Mi castigo se hizo realidad.

(15)
Y éstos* sólo tendrán que esperar un único grito que no tendrá vuelta atrás.
*[Los asociadores de Meca]

(16)
Dicen: ¡Señor nuestro! Adelántanos nuestra parte antes del Día de la Cuenta.

(17)
Ten paciencia con lo que dicen.
Y recuerda a Nuestro siervo Daud, el que había sido dotado de fortaleza; es cierto que él se volvía mucho a su Señor.

(18)
Le subordinamos las montañas que con él glorificaban al anochecer y al amanecer.

(19)
Y las aves reunidas, todas obedientes a él.

(20)
Fortalecimos su reino y le dimos sabiduría y un juicio certero.

(21)
¿Te ha llegado el caso de los litigantes, cuando escalaron hasta lo más alto del templo?

(22)
Y se presentaron ante Daud, que sintió miedo de ellos, entonces dijeron: No temas, somos dos litigantes.
Uno de nosotros ha abusado del otro, así que juzga entre nosotros con la verdad, sin inclinarte por ninguno, y guíanos al camino medio.

(23)
Este es mi hermano, él tiene noventa y nueve ovejas y yo sólo tengo una. Él me dijo: Déjala a mi cuidado y luego ha podido más que yo con sus argumentos.

(24)
Dijo: Él ha sido injusto contigo al pedirte tu oveja para juntarla a las suyas; realmente muchos de los que se asocian con otros cometen abusos, pero no así los que creen y practican las obras de bien.
Sin embargo éstos son pocos.
Y entonces Daud se dio cuenta de que lo habíamos puesto a prueba y pidió perdón a su Señor, cayó postrado y se arrepintió.

(25)
Le perdonamos aquello y es cierto que goza de proximidad ante Nos y de un hermoso lugar de destino.

(26)
¡Daud! Te hemos hecho representante Nuestro en la tierra, juzga pues entre los hombres con la verdad y no sigas los deseos, ya que te extraviarían del camino de Allah; cierto que aquéllos que se extravían del camino de Allah tendrán un violento castigo por haberse olvidado del Día de la Cuenta.

(27)
Y no hemos creado el cielo, la tierra y lo que entre ambos hay, en vano, ésa es la opinión de los que se niegan a creer.
¡Ay de los que se niegan a creer! ¡Por el Fuego!

(28)
¿Es que vamos a considerar a los que creen y practican las acciones de bien del mismo modo que a los que corrompen en la tierra?
¿O a los temerosos como a los libertinos?

(29)
Es un Libro bendito, que te hemos hecho descender, para que mediten sus signos y para que recuerden los que saben reconocer lo esencial.

(30)
Y a Daud le concedimos a Sulayman. ¡Qué excelente siervo!
Con qué frecuencia se volvía a su Señor.

(31)
Una tarde, que le habían mostrado unos magníficos corceles,

(32)
dijo: He amado lo bueno más que el recuerdo de mi Señor, hasta el punto de que (el sol) se ha ocultado tras el velo (de la noche).*
*[Se dice que, distraído, se le pasó el tiempo de la oración de la tarde o una oración específica que él solía hacer a esa hora.]

(33)
Traédmelos de nuevo.
Y se puso a desjarretarlos y a degollarlos.*
*[Es decir que en vez de utilizarlos para montar y para la guerra, los sacrificó y dio su carne a los pobres.]

(34)
Y pusimos a prueba a Sulayman colocando una figura en su trono*, después se volvió a su Señor.
*[Entre las historias acerca del sentido de esta aleya, se cuenta que Sulayman tenía un anillo que le confería su autoridad de soberano y en el que tenía grabado el nombre divino, motivo por el cual cuando se retiraba a sus necesidades se lo quitaba. En una ocasión se lo confió a una sierva y un genio, tomando la imagen de Sulayman, apareció ante ella y le pidió el anillo.
Entonces el genio usurpó el trono de Sulayman permaneciendo en él durante cuarenta días mientras la gente creía que era Sulayman. Entre tanto Sulayman había tenido que huir. Un día que estaba hambriento pescó un pez y al abrirlo encontró en su interior el anillo que el genio había arrojado al mar. Y así pudo recuperar su reinado.]

(35)
Dijo: Señor mío, perdóname y concédeme un reino que nadie más después de mí pueda tener, realmente Tú eres el Dador.

(36)
Y le subordinamos el viento que corría, bajo su mandato, dócilmente y a donde él quería.

(37)
Y a todos los demonios, de albañiles y buzos,

(38)
y otros encadenados.

(39)
Este es Nuestro don, haz uso de él concediendo o denegando sin ninguna limitación.

(40)
Es cierto que él, junto a Nos, tiene proximidad y un hermoso lugar de retorno.

(41)
Y recuerda a Nuestro siervo Ayyub cuando clamó a su Señor: ¡El Shaytán me ha tocado con enfermedad y padecimiento!

(42)
Golpea el suelo con tus pies y tendrás agua fresca para lavarte y bebida.

(43)
Y le concedimos que recuperara a su familia y otro tanto más con ellos, como misericordia procedente de Nos y recuerdo para los que saben reconocer lo esencial.

(44)
Toma en tu mano un haz de ramas y golpea con él para que así no perjures*. Es verdad que lo hallamos paciente.
¡Qué excelente siervo! Él se volvía mucho (a su Señor).
*[Ayyub había jurado que cuando sanara le daría a su mujer cien azotes. La razón es que estando ella al cuidado de él, Shaytán la tentó haciéndola desesperar y le propuso decirle a su esposo que si se postraba ante él, le libraría de su enfermedad. Entonces Ayyub se enfadó y juró darle cien azotes. Al sanar, Allah le inspiró que tomara cien ramas, hiciera un haz y le diera un sólo golpe con ellas, aliviándolo a él de su juramento y a ella del castigo.]

(45)
Y recuerda a Nuestros siervos lbrahim, Ishaq y Yaqub, ellos tenían firmeza y sagacidad.

(46)
Realmente los escogimos por su entrega al recuerdo de la Morada.


(47)
Y ellos están, ante Nos, entre los predilectos, los elegidos.

(48)
Y recuerda a Ismail, al-Yasa y a Dhul Kifl, todos predilectos.

(49)
Esto es un recuerdo y en verdad que para los temerosos hay un hermoso lugar de retorno:

(50)
los Jardines de Adn cuyas puertas estarán abiertas.

(51)
Allí, recostados, pedirán abundante fruta y bebida.

(52)
A su lado tendrán unas que sólo los mirarán a ellos, de su misma edad.

(53)
Esto es lo que se os promete para el Día de la Cuenta.

(54)
Esta será Nuestra provisión que no tendrá fin.

(55)
Así es, pero es cierto que los que traspasen los límites tendrán el peor lugar de retorno:

(56)
Yahannam, cuyo ardor sufrirán dentro de él.
¡Qué mal lugar de descanso!

(57)
Así es. Que gusten el agua hirviente y la pus,

(58)
y otras cosas parecidas del mismo tipo.

(59)
Ahí tenéis a un grupo que entrará con vosotros*.
No son bienvenidos; ellos también sufrirán el ardor del Fuego.
*[Alude a los seguidores]

(60)
Dirán: ¡No, sois vosotros los que no sois bienvenidos, vosotros lo preparasteis para nosotros! ¡Qué mala residencia!

(61)
Dirán: ¡Señor nuestro! Dóblale el castigo en el Fuego, a quien preparó esto para nosotros.

(62)
Y dirán: ¿Cómo es que no vemos a unos hombres que considerábamos de los peores?

(63)
Los tomábamos a burla, ¿es que no los puede distinguir la vista?

(64)
Cierto que esto es verdad; así será la disputa de la gente del Fuego.

(65)
Di: Yo sólo soy un advertidor y no hay dios sino Allah, el Único, el Dominante.

(66)
El Señor de los cielos y de la tierra y de lo que hay entre ambos, el Irresistible, el Perdonador.

(67)
Di: Es un anuncio de enorme transcendencia.

(68)
Del que vosotros os apartáis.

(69)
No he tenido acceso a conocer la discusión del Consejo Supremo*
*[De los ángeles]

(70)
sino que sólo se me ha inspirado que sea un claro advertidor.

(71)
Cuando dijo tu Señor a los ángeles: Voy a crear un ser humano a partir del barro.

(72)
Y cuando le haya dado forma y haya insuflado en él parte de Mi espíritu: ¡Caed postrados ante él!

(73)
Y todos los ángeles se postraron,

(74)
aunque no así Iblis que se ensoberbeció y fue de los renegados.

(75)
Dijo: ¡Iblis! ¿Qué es lo que te impide postrarte ante quien he creado con Mis manos? ¿Te consideras demasiado grande para ello o es que estás entre los altivos?

(76)
Dijo: Yo soy mejor que él, a mí me creaste de fuego y a él lo has creado de barro.

(77)
Dijo: ¡Sal de él*! Realmente estás maldito.
*[El Jardín]

(78)
Mi maldición caerá sobre ti hasta el Día de la Rendición de cuentas.

(79)
Dijo: ¡Señor mío! Concédeme un tiempo de espera hasta el día en que se les devuelva a la vida.

(80)
Dijo: Estás entre los que serán esperados

(81)
hasta el día cuyo momento es conocido.

(82)
Dijo: ¡Por Tu poder que los extraviaré a todos!

(83)
Con la excepción de aquéllos que sean Tus siervos sinceros.

(84)
Dijo: ¡Y por la verdad! Y es verdad lo que digo,

(85)
que llenaré Yahannam contigo y con los que de ellos te sigan, todos juntos.

(86)
Di: No os pido ninguna recompensa por ello ni soy un impostor.

(87)
No es sino un recuerdo para todos los mundos.

(88)
Y tened por seguro que, pasado un tiempo, conoceréis lo que anuncia.

39. SURA DE LOS GRUPOS
En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo.

(1)
Descenso del Libro procedente de Allah, el Poderoso, el Sabio.

(2)
Hemos hecho que te descendiera el Libro con la verdad; adora a Allah con sinceridad, ofreciéndole sólo a Él la Adoración.

(3)
¿Acaso no se Le debe a Allah la Adoración exclusiva?
Los que han tomado protectores fuera de Él, (dicen):
Sólo los adoramos para que nos den proximidad a Allah.
Allah juzgará entre ellos sobre aquello en lo que tenían diferencias.
Allah no guía a quien es mentiroso e ingrato.

(4)
Si Allah hubiera querido tomar para Sí un hijo, habría escogido lo que hubiera querido de entre Su creación.
Él es Allah, el Uno, el Dominante. ¡Glorificado sea!

(5)
Ha creado los cielos y la tierra con la verdad, hace que la noche se enrolle en el día y que el día se enrolle en la noche y ha sometido a Su mandato al sol y a la luna, que siguen su curso hasta que se cumpla un plazo fijado.
¿Acaso no es Él, el Poderoso, el Muy Perdonador?

(6)
Os creó a partir de un sólo ser del que hizo a su pareja, e hizo descender para vosotros ocho especies de ganado. Os crea en los vientres de vuestras madres, creación tras creación, a lo largo de tres tinieblas.
Ese es Allah, vuestro Señor, Suya es la Soberanía; no hay dios sino Él. ¿Por qué entonces os apartáis?

(7)
Si se niegan a creer… Allah es Rico y no os necesita y no acepta de Sus siervos la incredulidad.
Pero si agradecéis, os lo aceptará complacido.
Nadie cargará con la carga de otro; habréis de regresar a vuestro Señor, que os hará saber lo que hayáis hecho; realmente Él conoce lo que encierran los pechos.

(8)
Cuando al hombre le afecta algún daño, ruega a su Señor y se vuelve a El, pero luego, cuando le concede alguna merced que viene de Él, olvida que antes rogaba* y Le atribuye a Allah semejantes, extraviándose de Su camino.
Di: Disfruta un poco de tu incredulidad porque tú serás de los compañeros del Fuego.
*[También puede traducirse: «Olvida a Quien antes rogaba», es decir olvida a Allah.]

(9)
¿Acaso quien se entrega a la adoración en las horas de la noche, postrado y en pie, ocupándose de la Última Vida y esperando la misericordia de su Señor…? Di: ¿Son iguales los que no actúan y los que sí actúan?
Sólo recapacitarán los que saben reconocer lo esencial.

(10)
Di: ¡Siervos míos, que creáis y temáis a vuestro Señor! Los que hayan hecho el bien en esta vida, tendrán una hermosa recompensa; la tierra de Allah es ancha y cierto que a los perseverantes se les pagará su recompensa sin límite.

(11)
Di: Se me ha ordenado que adore a Allah con sinceridad, ofreciéndole sólo a Él la Adoración.

(12)
Y se me ha ordenado que sea el primero de los musulmanes (de los sometidos).

(13)
Di: Temo, si desobedezco a mi Señor, el castigo de un día transcendente.

(14)
Di: Yo adoro a Allah con sinceridad, ofreciéndole sólo a Él mi adoración.

(15)
Así pues: ¡Adorad lo que queráis fuera de Él!
Di: Los perdedores serán los que se hayan perdido a sí mismos y a sus familias el Día del Levantamiento. ¿No es esa la clara perdición?

(16)
Tendrán sobre ellos las sombras del Fuego y por debajo aún más sombras. Así es como Allah infunde temor a Sus siervos.
¡Siervos míos, temedme!

(17)
Los que se apartan de la adoración de los Taguts* y se vuelven a su Señor, tendrán la buena noticia.
¡Anuncia a Mis siervos la buena nueva!
*[Indica a los ídolos y demonios o cualquier cosa que se adora aparte de Allah.]

(18)
Aquéllos que escuchan la Palabra y siguen lo mejor de ella, ésos son los que Allah ha guiado y ésos son los que saben reconocer lo esencial.

(19)
¿Acaso aquel sobre el que ha de cumplirse la palabra del castigo…? ¿Puedes tú salvar al que está en el Fuego?

(20)
Sin embargo los que temen a su Señor, tendrán estancias sobre las que habrá otras estancias construidas, por debajo de las cuales correrán los ríos; promesa de Allah.
Y Allah no falta a lo prometido.

(21)
¿Es que no has visto que Allah hace que caiga agua del cielo y que se filtre en los manantiales de la tierra y que gracias a ella salgan cereales de color variado que luego se marchitan y los ves amarillentos, convirtiéndolos después en desecho?
Es cierto que en eso hay un recuerdo para los que reconocen lo esencial.

(22)
¿Acaso aquel a quien Allah le ha abierto el pecho al Islam y se asienta sobre una luz que viene de su Señor…?
¡Perdición para aquéllos cuyos corazones están endurecidos para el recuerdo de Allah; ésos están en un claro extravío!

(23)
Allah ha hecho descender el más hermoso de los relatos: Un libro homogéneo, reiterativo. A los que temen a su Señor les eriza la piel y ésta y sus corazones se enternecen con el recuerdo de Allah. Esa es la guía de Allah con la que Él guía a quien quiere.
Aquel a quien Allah extravía no habrá quien lo guíe.

(24)
¿Acaso quien tema en el Día del Levantamiento el peor de los castigos en su rostro…? Se les dirá a los injustos: ¡Gustad lo que os estabais ganando!

(25)
Los que hubo anteriormente a ellos negaron la verdad y el castigo les vino por donde no pudieron percibirlo.

(26)
Allah les hizo saborear la humillación en esta vida, aunque el castigo de la Última es mayor, si supieran.

(27)
Realmente en esta Recitación hemos llamado la atención de los hombres con toda clase de ejemplos para que pudieran ser temerosos.

(28)
Es una Recitación árabe en la que no hay confusión, para que puedan temer (a su Señor).

(29)
Allah pone como ejemplo un hombre que sirve a distintos socios y un hombre que pertenece totalmente a otro.
¿Pueden compararse? La alabanza pertenece a Allah, sin embargo la mayoría de ellos no saben.

(30)
Tú morirás y ellos morirán.

(31)
Luego, el Día del Levantamiento, disputaréis ante vuestro Señor.

error

Comparte nuestros contenidos !

Siguenos
WhatsApp
error: Content is protected !!
Abrir chat
Assalamu Alaykum
Comunidad Islamica en Mexico
Hola. Gracias por visitar nuestro sitio. En qué podemos ayudarte?