Hizb 51

Hizb 51
Traducción

46. SURA AL-AHQAF (Las Dunas)
En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo.

(1)
Ha, Mim.

(2)
Descenso del Libro procedente de Allah, el Poderoso, el Sabio.

(3)
No hemos creado los cielos y la tierra y lo que entre ambos hay, sino con la verdad y por un tiempo determinado. Pero los que se niegan a creer se apartan de lo que se les advierte.

(4)
Di: ¿Habéis visto lo que invocáis aparte de Allah? Mostradme qué parte de la tierra han creado o si tienen alguna participación en los cielos. Traedme un libro anterior a éste o vestigios de algún conocimiento, si es verdad lo que decís.

(5)
¿Y quién está más extraviado que aquél que invoca, fuera de Allah, a quien el Día del Levantamiento no le responderá y se desentenderá de su invocación?

(6)
Cuando los hombres sean reunidos, ellos serán sus enemigos y renegarán de la adoración de la que fueron objeto por su parte.

(7)
Y cuando se les recitan Nuestro signos claros, dicen los que se niegan a creer de la verdad que les llega: Esto es magia evidente.

(8)
O dicen: Lo ha inventado. Di: Si lo hubiera inventado, nada podríais hacer por mí ante Allah. Él sabe mejor lo que difundís sobre ello, Él basta como Testigo entre vosotros y yo; y Él es el Perdonador, el Compasivo.

(9)
Di: No soy una novedad entre los mensajeros y no sé lo que será de mí ni lo que será de vosotros, sólo sigo lo que se me ha inspirado y no soy sino un advertidor explícito.

(10)
Di: ¿Y si yo os digo que viene de junto a Allah, y vosotros no habéis querido creer, a pesar de que uno de los hijos de Israel lo ha atestiguado tal y como es y ha creído*, mientras vosotros os llenabais de soberbia?
Es cierto que Allah no guía a la gente injusta.
*[Alude a Abdullah b. Salam, un judío que proclamó entre los suyos que la profecía de Muhammad estaba anunciada en la Torá y se hizo musulmán.]

(11)
Y dicen los que se han negado a creer, de los que han creído: Si fuera un bien no se nos habrían adelantado en ello.
Y como no han sido guiados, dicen: Esto es una vieja patraña.

(12)
Antes de él, fue el Libro de Musa, dirección y misericordia.
Y éste es un Libro que es una confirmación en lengua árabe, para que adviertas a los que son injustos; y con buenas noticias para los que hacen el bien.

(13)
Los que dicen: Nuestro Señor es Allah y luego se conducen con rectitud, no tendrán qué temer ni se entristecerán.

(14)
Esos son los compañeros del Jardín donde serán inmortales como recompensa por lo que hicieron.

(15)
Y le hemos encomendado al hombre que haga el bien a sus padres. Su madre lo llevó en el vientre con fatiga, y con fatiga lo parió, durando su embarazo y la lactancia treinta meses.
Y al alcanzar la madurez, tras haber llegado a los cuarenta años, dice: ¡Señor mío! Infunde en mí que te agradezca el beneficio con el que me has favorecido a mí y a mis padres y que lleve a cabo buenas acciones que sean de Tu agrado; y haz mi descendencia recta.
En verdad a Ti me vuelvo y soy de los sometidos.

(16)
Esos son a los que se les aceptará lo mejor que hayan hecho y se les pasarán por alto las malas acciones que hayan cometido; junto a los compañeros del Jardín.
Promesa verídica que se les ha hecho.

(17)
Y el que le dijo a sus padres: ¡Uf! ¿Acaso me prometéis que se me hará salir de la tumba cuando pasaron antes de mí otras generaciones?
Y ellos pedían auxilio a Allah: ¡Ay de ti! Cree, que la promesa de Allah es cierta.
Él decía: ¿Qué es todo esto sino leyendas de los antiguos?

(18)
Esos son aquéllos contra los que se hará realidad la Palabra, sumándose así a las comunidades de hombres y genios que hubo antes que ellos.
Realmente estaban perdidos.

(19)
Cada uno tiene un grado que le viene de sus acciones. Y para pagarles como corresponde sus obras sin que se les haga injusticia.

(20)
El día en que los que se negaron a creer sean expuestos al Fuego: Habéis consumido las cosas buenas que tuvisteis en vuestra vida de aquí y os habéis contentado con ésta; así pues, hoy se os pagará con el castigo degradante por haberos llenado de soberbia, sin verdad, en la tierra y por haberos descarriado.

(21)
Y recuerda al hermano de los Ad, cuando advirtió a su gente en las dunas*. Antes de él ya habían venido advertidores, como lo harían después: No adoréis sino a Allah, temo por vosotros el castigo de un día grave.
*[En árabe «Ahqaf» que es el nombre de un valle del Yemen donde habitaban los Ad.]

(22)
Dijeron: ¿Has venido a nosotros para apartarnos de nuestros dioses? Tráenos aquello con lo que nos amenazas si eres de los que dicen la verdad.

(23)
Dijo: Realmente el conocimiento sólo está junto a Allah, yo no hago sino haceros llegar aquello con lo que he sido enviado; sin embargo os veo gente ignorante.

(24)
Y cuando lo vieron como una nube frente a sus valles, dijeron: Esta es la nube que nos trae lluvia.
Pero no, es aquello cuya venida estabais urgiendo: Un viento que encierra un doloroso castigo.

(25)
Lo arrasó todo por mandato de su Señor; y amanecieron, y sólo podían verse sus moradas. Así es como recompensamos a la gente que hace el mal.

(26)
Les habíamos dado una posición que no os hemos dado a vosotros y les habíamos dado oído, vista y corazón; pero ni su oído, ni su vista ni su corazón les sirvieron de nada cuando negaron los signos de Allah, y aquello de lo que se habían burlado los rodeó.

(27)
Y es cierto que hemos destruido las ciudades de vuestro alrededor y hemos explicado repetidamente los signos para que pudieran volverse atrás.

(28)
Pero, ¿por qué no les auxiliaron ésos que ellos habían tomado como objeto de adoración y dioses, fuera de Allah?
Ni siquiera pudieron encontrarlos. Y así fue su mentira y lo que habían inventado.

(29)
Y cuando te enviamos a un pequeño grupo de genios para que escucharan el Corán y al llegar ante él* se dijeron: ¡Callad!
Y cuando acabó, se volvieron a su gente para advertirles.
*[Ante el Profeta, que Allah le dé Su gracia y paz. Este hecho se vuelve a retomar en la sura de los Genios]

(30)
Dijeron: ¡Pueblo nuestro! Hemos oído un Libro que ha descendido después de Musa, que confirma lo que había antes de él y guía a la verdad y a un camino recto.

(31)
¡Pueblo nuestro! Responded al que llama hacia a Allah y creed en él. Él os perdonará vuestras faltas y os preservará de un doloroso castigo.

(32)
Y quien no responda al que llama hacia a Allah…No tendrá forma de escapar en la tierra y fuera de Él no tendrá quien lo proteja. Esos están en un extravío evidente.

(33)
¿Acaso no han visto que Allah, que creó los cielos y la tierra y no está fatigado por haberlos creado, tiene el poder de dar la vida a los muertos?
Sí, Él tiene poder sobre todas las cosas.

(34)
Y el día en que los que se negaron a creer sean expuestos al Fuego.. ¿Acaso no es esto verdad? Dirán: Sí, por nuestro Señor. Dirá: Gustad pues el castigo por haberos negado a creer.

(35)
Así pues, ten paciencia, como la tuvieron los mensajeros dotados de resolución. No pidas que se les apresure.
El día en que vean lo que se les prometió, será como si sólo hubieran permanecido* una hora del día.
Esto es una transmisión.
¿Acaso se destruye a alguien sino a la gente descarriada?
*[En la tumba].

47. SURA DE MUHAMMAD
En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo.

(1)
Los que se niegan a creer y desvían del camino de Allah; Él hará que sus obras se pierdan.

(2)
Pero los que creen, llevan a cabo las acciones de bien y creen en lo que se le ha hecho descender a Muhammad, que es la verdad que viene de su Señor, Él les ocultará sus malas acciones y mejorará lo que surja en sus corazones.

(3)
Eso es porque los que se niegan a creer siguen lo falso, mientras que los que creen, siguen la verdad procedente de su Señor. Así es como Allah llama la atención de los hombres con ejemplos que hablan de ellos mismos.

(4)
Y cuando tengáis un encuentro con los que se niegan a creer, golpeadlos en la nuca; y una vez los hayáis dejado fuera de combate, apretad las ligaduras y luego, liberadlos con benevolencia o pedid un rescate. Así hasta que la guerra deponga sus cargas. Así es, y si Allah quisiera se defendería de ellos, pero lo hace para poneros a prueba unos con otros. Y los que combaten en el camino de Allah, Él no dejará que sus obras se pierdan.

(5)
Los guiará y arreglará su estado.

(6)
Y les hará entrar en jardines que les ha dado a conocer.

(7)
¡Vosotros que creéis! Si ayudáis a Allah, Él os ayudará a vosotros y dará firmeza a vuestros pies.

(8)
Pero los que se niegan a creer, tendrán desprecio y sus acciones se malograrán.

(9)
Eso es porque han aborrecido lo que Allah ha hecho descender y Él ha invalidado sus obras.

(10)
¿Es que no han ido por la tierra viendo cómo acabaron los que hubo antes que ellos? Allah los exterminó.
Los incrédulos tendrán algo similar.

(11)
Eso es porque Allah es el Defensor de los que creen, mientras que los incrédulos no tienen quien les defienda.

(12)
Allah hará entrar a quienes creen y practican las acciones de bien en jardines por cuyo suelo corren los ríos.
Pero los que se niegan a creer se dan al disfrute y comen como los animales de rebaño; y el Fuego será la morada que tengan.

(13)
¿Cuántas ciudades con un poderío mayor que el de tu ciudad, la que te ha expulsado, destruimos sin que hubiera quien las auxiliara?

(14)
¿Acaso quien se basa en una evidencia de su Señor es como aquel al que se le ha embellecido el mal de su acción y sigue sus deseos?

(15)
Esta es la semblanza del Jardín prometido a los temerosos: Ríos de agua de inalterable olor, ríos de leche siempre del mismo sabor, ríos de vino, dulzor para los que beban, y ríos de miel pura.
En él tendrán toda clase de frutos y perdón de su Señor.
¿Es lo mismo que quien será inmortal en el Fuego y se le dará de beber agua hirviendo que le destrozará los intestinos?

(16)
Y entre ellos los hay que te escuchan, pero cuando se van de tu lado les dicen a los que han recibido el conocimiento*:
¿Qué dice ahora? Esos son aquéllos a los que Allah les ha marcado el corazón y siguen el deseo.
*[Se refiere a los compañeros del Profeta, que Allah le dé Su gracia y paz, y según algunos comentaristas a alguno de ellos en particular, como Ibn Abbas.]

(17)
Y a los que siguen la guía les aumenta en guía y les infunde Su temor.

(18)
¿Y qué esperan sino que la Hora les llegue de repente cuando sus indicios ya han llegado?
¿De qué les servirá acordarse una vez que haya llegado?

(19)
Sabe que no hay dios sino Allah y pide perdón por tus faltas y por los creyentes y las creyentes.
Allah conoce vuestro ir y venir y vuestra morada.

(20)
Y dicen los que creen: ¿Por qué no se hace descender una sura? Pero cuando se hace descender una sura con un juicio terminante en el que se menciona la lucha, ves a los que tienen una enfermedad en el corazón mirarte como mira el moribundo. ¡Ay de ellos!

(21)
(Más les valdría) obedecer y decir lo que está bien.
Y si se decide el mandato, sería mejor para ellos que fueran sinceros con Allah.

(22)
¿Y no es cierto que si llegarais a gobernar* sembraríais la corrupción en la tierra y cortaríais los lazos de consanguinidad?
*[También se puede entender: «¿Y no es cierto que si os apartarais (de la creencia y del Corán…) sembraríais la corrupción…?».]

(23)
Esos son aquéllos a los que Allah ha maldecido, ha ensordecido y les ha cegado los ojos.

(24)
¿Acaso no meditan el Corán o es que tienen cerrojos en el corazón?

(25)
Realmente a los que se han echado atrás, después de haberles quedado clara la guía, el Shaytán los ha seducido y les ha dado falsas esperanzas.

(26)
Eso es porque ellos dijeron a quienes aborrecen lo que Allah ha hecho descender: Os obedeceremos en algunas cosas*.
Pero Allah conoce sus secretos.
*[Esto es lo que dicen los hipócritas a los judíos, mostrándoles su odio en contra del Profeta, que Allah le dé Su gracia y paz, y en cosas que no les pusieran en evidencia, como excusarse de ir a combatir, etc…]

(27)
¿Cómo estarán cuando los ángeles se los lleven golpeándoles la cara y la espalda?

(28)
Eso será porque siguieron lo que enoja a Allah y despreciaron lo que Le complace y Él hizo que sus obras se perdieran.

(29)
¿O es que creen los que tienen una enfermedad en su corazón que Allah no hará que afloren sus resentimientos?

(30)
Si quisiéramos te los mostraríamos y los reconocerías por sus signos. Y de hecho los reconocerás por el sentido de sus palabras.
Allah conoce sus obras.

(31)
Y os pondremos a prueba hasta saber quiénes de vosotros son los que luchan y son los pacientes y para probar vuestros actos.

(32)
Los que se han negado a creer; se han desviado del camino de Allah y se han opuesto al Mensajero después de haberles aclarado la guía; no perjudicarán a Allah en nada. Y Él hará inútiles sus obras.

(33)
¡Vosotros que creéis! Obedeced a Allah, obedeced al Mensajero y no echéis a perder vuestras obras.

(34)
Los que se hayan negado a creer, hayan desviado del camino de Allah y hayan muerto siendo incrédulos, Allah no los perdonará.

(35)
Y no flaqueéis ofreciendo la paz, porque vosotros estáis por encima y Allah está con vosotros y no os privará de la recompensa de vuestras acciones.

(36)
Realmente la vida del mundo no es sino juego y distracción, pero si creéis y os guardáis, Él os dará la recompensa que os corresponda y no os pedirá vuestra riqueza.

(37)
Pues si os la pidiera y os importunara, seríais avaros y saldrían a la luz vuestros resentimientos.

(38)
Estos sois vosotros: Estáis llamados a gastar en el camino de Allah. De entre vosotros los hay que se resisten, pero el que es avaro, no lo es sino para sí mismo.
Allah es el Rico y vosotros sois los necesitados; si os apartáis, os reemplazará por otra gente y no serán como vosotros.

48. SURA DE LA CONQUISTA
En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo.

(1)
Te hemos dado una clara apertura*
*[También se podría traducir: «Hemos abierto para ti el camino hacia una victoria indudable. Alusión al pacto de al-Hudaybiya que se concluyó entre el Mensajero de Allah, que Él le dé Su gracia y paz, y los Quraysh en el año sexto de la Hégira y que fue el comienzo de lo que luego sería la conquista de Meca, aunque al principio daba la sensación de ser desfavorable para los musulmanes. En el pacto se renunciaba por ambas partes a las hostilidades por un plazo de diez años y los musulmanes se comprometían a no ir ese año a peregrinar a Meca y esperar al siguiente. Y a que todo aquel que huyera de Meca para unirse a ellos sería devuelto, pero no en el caso contrario.]

(2)
Para que Allah te perdonara tus faltas pasadas y las que pudieran venir, completara Su gracia contigo y te guiara a un camino recto.

(3)
Y para que Allah te auxiliara con un auxilio definitivo.

(4)
Él es Quien hizo descender el sosiego a los corazones de los creyentes para afianzar su creencia.
Y a Allah pertenecen los ejércitos de los cielos y de la tierra. Allah es Conocedor, Sabio.

(5)
Para hacer entrar a los creyentes y a las creyentes en jardines por cuyo suelo corren los ríos, donde serán inmortales. Y cubrir sus malas acciones. Eso es ante Allah un gran triunfo.

(6)
Y castigar a los hipócritas y a las hipócritas, a los asociadores y a las asociadoras que piensan mal de Allah. Sobre ellos se cernirá el mal.
Allah se ha enojado con ellos, los ha maldecido y les ha preparado Yahannam. ¡Qué mal lugar de retorno!

(7)
Y a Allah pertenecen los ejércitos de los cielos y de la tierra; Allah es Conocedor, Sabio.

(8)
Es cierto que te hemos enviado como testigo, anunciador de buenas nuevas y advertidor.

(9)
Para que creáis en Allah y en Su mensajero y lo asistáis, lo honréis y Lo glorifiquéis mañana y tarde*.
*[Los dos primeros pronombres pueden referirse al Profeta, que Allah le dé Su gracia y paz, mientras que el último sólo puede referirse a Allah.]

(10)
Los que te han jurado fidelidad, se la han jurado en realidad a Allah; la mano de Allah estaba sobre sus manos. Y quien falte a su juramento* sólo lo hará en contra de sí mismo.
Pero al que cumpla el compromiso con Allah le daremos una enorme recompensa.
*[Se refiere al juramento de fidelidad de al-Hudaybiya, anterior al pacto que se acordó en el mismo lugar. Los musulmanes habían salido en dirección a Meca con la intención de realizar una peregrinación menor a pesar de la oposición de los Quraysh de Meca. Al llegar a un pozo llamado al-Hudaybiya al norte de Meca, hicieron un alto y el Profeta, que Allah le dé Su gracia y paz, decidió enviar a Uzman b. Affan a parlamentar con los Quraysh por ser un hombre de prestigio entre ellos. Al poco, llegaron rumores de que Uzman había sido asesinado y entonces el Profeta convocó a los musulmanes y les pidió un juramento de fidelidad por el que se comprometían a luchar hasta el final y defender la causa de Allah. Más tarde el rumor se desmintió y los Quraysh enviaron un emisario con el que se concluyó el pacto.]

(11)
Y te dirán los beduinos que se quedaron atrás: Tuvimos que ocuparnos de nuestras riquezas y de nuestras familias, pide perdón por nosotros.
Dicen con sus lenguas lo que no hay en sus corazones.
Di: ¿Y quién tiene poder ante Allah si Él quiere perjudicaros o quiere beneficiaros? Allah conoce al detalle lo que hacéis.

(12)
Sin embargo pensasteis que el Mensajero y los creyentes no regresarían nunca a sus familias y esto cautivó vuestros corazones y pensasteis mal convirtiéndoos en gente perdida.

(13)
Y quien no ha creído en Allah y en Su mensajero… Hemos preparado para los incrédulos un fuego abrasador.

(14)
Y a Allah Le pertenece la soberanía de los cielos y de la tierra, perdona a quien quiere y castiga a quien quiere.
Allah es Perdonador, Compasivo.

(15)
Y cuando hayáis partido a tomar posesión de los botines, dirán los que se quedaron atrás: Dejad que os sigamos.
Querrán cambiar las palabras de Allah. Di: No nos seguiréis; así lo dijo antes Allah.
Y ellos dirán: Estáis recelosos.
Sin embargo poco es lo que comprenden.

error

Comparte nuestros contenidos !

Siguenos
WhatsApp
error: Content is protected !!
Abrir chat
Assalamu Alaykum
Comunidad Islamica en Mexico
Hola. Gracias por visitar nuestro sitio. En qué podemos ayudarte?